Los autónomos inactivos con cargas familiares también podrán acogerse a la medida. -Bonificaciones a la contratación y de parados y en sectores estratégicos, entre otras medidas

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado este mediodía que el Ejecutivo concederá una moratoria de hasta dos años para el pago del 50% de las cuotas hipotecarias en el caso de desempleados y autónomos inactivos con cargas familiares. En rueda de prensa desde La Moncloa, Zapatero ha adelantado dos paquetes de medidas orientadas a reactivar el mercado laboral y ayudar a las familias mas afectadas por la crisis. Todas ellas, ha añadido, coordinadas en el seno de la Unión Europea.

En el primer apartado, Zapatero también ha confirmado la ampliación del plazo para materializar el saldo de los que tengan una cuenta de ahorro vivienda, hasta ahora de cuatro años, una prórroga de los beneficios fiscales en la compra de una casa cuando se prevé vender otra y un adelantamiento de las devoluciones del IRPF para los hipotecados.

Sobre la ayuda en el pago de las hipotecas, el presidente, que explicará en el Congreso estas medidas pasada la cumbre financiera de Washington del 15 de noviembre, ha adelantado que se podrán beneficiar de la reducción en un 50% de las cuotas mensuales todo trabajador por cuenta ajena que se haya visto abocado al desempleo en fechas recientes o que pase a estarlo a partir enero y que tenga derecho a prestación. También podrán recurrir a esta “carencia” en el pago los autónomos inactivos o que confirmen el cierre de su negocio así como los pensionistas que entren en viudedad con cargas familiares. Las medidas no han tardado en ser criticadas por la oposición, que acusa al Gobierno de “improvisación”.

170.000 euros, una cifra “razonable”

El límite de las hipotecas cuyo plazo se podrá demorar durante un máximo de dos años con un máximo de 500 euros al mes es de 170.000 euros para todos aquellos créditos suscritos antes del 1 de septiembre de 2008, una cifra “razonable” para el presidente, que ha recordado que se sitúa algo por encima del préstamo medio (unos 150.000 euros) y ha defendido que está orientada a apoyar a los sectores sociales con más dificultades y menor renta. Las asociaciones de consumidores ya han asegurado que no les parece suficiente.

En total, según los cálculos de Moncloa, medio millón de hogares podrían acogerse a una iniciativa que tiene carácter voluntario. Las cantidades no pagadas en este periodo se compensarán a partir 1 enero 2011 a través del subprorrateo de esta cantidad en las cuotas restantes. Además, el presidente ha detallado que el Estado garantizará el pago de las cantidades aplazadas a través del ICO.

Por su parte, la moratoria de dos años de las cuentas ahorro vivienda, un instrumento de ahorro que cada años suscriben 50.000 personas, en su mayoría jóvenes, será aplicada a los titulares de las mismas que hayan superado recientemente los cuatro años de vigencia o vayan a superarlos en los próximos meses pero que no pueden materializar una compra ante la “dificultad” para acceder al crédito. El Ejecutivo prevé que 180.000 hogares se beneficien de esta actuación.

Del IRPF a la nómina

Durante la comparecencia extraordinaria en el Palacio de la Moncloa, el jefe del Ejecutivo ha anunciado además que la devolución fiscal que reciben quienes pagan una hipoteca cuando hacen la declaración de la Renta se incorporará a las retenciones mensuales de sus nóminas, lo que reducirá dichas retenciones hasta en dos puntos y permitirá a los ciudadanos disponer antes de este beneficio fiscal. Zapatero ha explicado que esta última medida sólo será para quienes tienen rentas inferiores a los 33.000 euros, y podría beneficiar a tres millones y medio de contribuyentes. En total, se espera que a través de esta medida se inyecten 2.000 millones de euros de liquidez a las familias.

Vinculada a esta última, el Gobierno ha anunciado que amplia el plazo para que las familias que han comprado una vivienda habitual durante los últimos dos ejercicios y están a la espera de vender su anterior residencia no se vean perjudicadas fiscalmente por el deterioro mercado, podrán posponer hasta 2010 estas deducciones.

Zapatero también ha anunciado una batería de iniciativas para “contener la pérdida de empleo” e “incentivar la contratación”, pero que aún deben recibir el visto bueno definitivo de sindicatos y patronal. Precisamente, esta tarde los agentes sociales se reúnen con representantes del Ministerio de Trabajo para concretar la cuantía de las bonificaciones y concretar algunos detalles.

Nuevas bonificaciones

Entre ellas, Zapatero ha puesto el énfasis en la creación de una nueva modalidad de bonificación de 1.500 euros al año para incentivar la contratación indefinida de desempleados con cargas familiares. Una cifra que, según ha recordado, es la más alta de las existentes, a excepción de las de personas con incapacidad, y que correrá previsiblemente a cargo del Servicio Público de Empleo.

También se premiarán con una bonificación de las cotizaciones los contratos con compromiso de permanencia en sectores “estratégicos”, como la investigación o las energías renovables. Para el presidente, esta iniciativa está planteada más “a medio plazo” y permitirá intensificar el cambio en el modelo productivo. Eso sí, las empresas que se acojan a estas ayudas deben comprometerse a mantener el empleo.

Por otra parte, se aumentará la capitalización del 40 al 60% del paro para fomentar el autoempleo, lo que se traduce en que un desempleado pueda cobrar de golpe más de la mitad de la prestación a la que tiene derecho para crear una empresa o establecerse como autónomo, una medida que ya ha aprobado el Congreso. Además, ha anunciado que se regulará la actividad de las empresas de recolocación en los procesos de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE). Según las cifras que maneja el presidente, todas estas medidas de fomento del empleo tendrán un coste estimado de 170 millones hasta 2010, y el número de trabajadores positivamente afectados será de unos 500.000 en el mismo periodo.

En esta línea, también ha avanzado que en 2009 se destinarán 1.106 millones de euros para los planes de empleo y formación de las administraciones locales (397 millones más que en este ejercicio), lo que generará alrededor de 30.000 nuevos empleos en ese ámbito.

Fuente | elpais.com