Denuncian el plan de apoyo del Gobierno al sector finciero y egigen la expropiación de los bancos

Unos 150 jornaleros, convocados por el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), han ocupado la sede del Banco Santander, en la céntrica Puerta de Jerez de Sevilla, para denunciar el plan de apoyo del Gobierno al sector financiero y exigir la expropiación de los bancos.

Durante la protesta, que se desarrolla con un fuerte despliegue policial y la presencia de hasta ocho vehículos de la Policía en las inmediaciones, un grupo de unos cincuenta jornaleros, encabezados por el dirigente el SAT Diego Cañamero, ha logrado entrar en las dependencias del edificio, el Palacio de Yanduri, mientras que el resto se mantiene concentrado a las puertas del banco.

Una decena de agentes de la Unidad de Intervención de la Policía se mantiene apostado en la puerta para impedir la entrada de nuevos ocupantes a la entidad financiera sin que se hayan registrado de momento incidentes. Cañamero ha dicho a los periodistas que es una ocupación “simbólica y pacífica” que mantendrán de forma indefinida “hasta que el cuerpo aguante y nos dejen”.

Los manifestantes han coreado consignas contra los banqueros y los terratenientes, y contra el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por apoyar a los que “verdaderamente son los culpables de la crisis que está sufriendo el pueblo”, según Cañamero, así como gritos como “expropiación de los bancos, ahora”; “dinero para el pueblo y para los parados” y “contra el paro, lucha Obrera”.

Entre otras reivindicaciones, Cañamero ha afirmado que exigen la nacionalización de la banca, que se lleve a cabo de verdad “y ahora más que nunca” una reforma agraria, y que se garantice un plan de empleo, a través de los ayuntamientos de España, para que las personas en paro puedan trabajar al menos 4 meses al año en obras de interés público.

Ha dicho también que quieren una entrevista urgente con el presidente andaluz, Manuel Chaves, o con su vicepresidente económico, José Antonio Griñán, para analizar la “desesperada situación que viven miles de trabajadores y de familias” debido a la crisis, de la que ha culpado a los “banqueros y capitalistas”.

Fuente | lavanguardia.es