González-Páramo insiste en que el consejo de la entidad hará su propio juicio para decidir cuál es la medida adecuada

El consejero del Banco Central Europeo (BCE) José Manuel González-Páramo reconoció que “no es improbable” que en la próxima reunión del organismo a principios de diciembre haya un recorte de tipos de interés, pero insistió en que harán su propio juicio para decidir cuál es la medida adecuada.

En declaraciones a los medios tras intervenir en una conferencia de antiguos alumnos del “IE Business School”, González-Páramo explicó que el BCE interactúa con el mercado, pero que éste descuenta recortes en función de sus espectativas y riesgos.

El BCE, sin embargo, lo que tendrá en cuenta son todos los datos que tenga en el momento de tomar la decisión, que recordó se producirá a principios de diciembre.

González-Páramo explicó que así se hará, ya que en su opinión, el BCE “siempre ha estimado correctamente los riesgos” del momento, por lo que si las perspectivas de crecimiento se reducen “todavía más” y disminuyen los riesgos de estabilidad de precios en el largo plazo, el organismo tendrá “más margen -de maniobra-“.

El consejero del BCE admitió que la preocupación por la estabilidad de precios a largo plazo ha disminuido desde julio “de manera sensible”.

Además, aseguró que hay varios organismos “serios” que pronostican incrementos ligeramente negativos de la inflación en los próximos meses en países desarrollados.

Ello podría suponer una “desinflación” puntual, como efecto del abaratamiento de algunos “inputs” con el fin de aumentar la productividad, pero descartó la deflación, que aseguró es un fenómeno “muy excepcional” y que además “implica permanencia y ancla de credibilidad a los bancos centrales”.

Fuente | lavanguardia.es