Si su empresa necesita financiar sus inversiones en equipamiento o su circulante a precios hipotecarios, con esta cuenta de crédito dispondrá en todo momento de liquidez.

  • Los titulares podrán ser personas jurídicas o físicas con inmuebles propios en los que desarrollen su actividad empresarial,
  • Especialmente recomendado a microempresas y pymes, aunque también puede ser contratada por profesionales y autónomos.
  • Esta cuenta de crédito, cuyo límite máximo es el 70% del valor del inmueble, le permite integrar la actividad y transacciones de su empresa, pudiendo disponer y reponer en ella según el ritmo de sus necesidades.
  • Sin gastos por cancelación anticipada, el Supercrédito Liquidez cuenta con un plazo de ocho años y un plan de amortización durante los últimos tres años, por lo que no tendrá que devolver capital hasta la finalización del quinto año.

El importe mínimo de este crédito es de 60.000 euros; el límite máximo está determinado por el valor del inmueble, que debe tener una tasación mínima de 86.000 euros:

  • Para locales en zonas comercialmente consolidadas y oficinas en zonas urbanas, Banco Santander le ofrece hasta el 70% del valor de tasación con un límite de crédito máximo de 600.000 euros.
  • Y el 60%, con un límite de 450.000 euros, para locales en zonas comercialmente no consolidadas y oficinas en zonas no urbanas.
  • Si se trata de naves industriales, le dan el 50% del valor de tasación con un límite máximo de 300.000 euros. (Sólo en el caso de naves industriales multiusos, con antigüedad inferior a siete años).

Con un plazo único de ocho años, y a un tipo variable con revisión anual, el Supercrédito Liquidez se amortiza trimestralmente, mediante pagos sucesivos del 25% del límite de crédito concedido, a partir de la finalización del quinto año.