El Índice de Precios de Consumo ha experimentado un crecimiento del 0,5% con respecto al pasado mes de mayo y ha logrado incrementar su tasa interanual en un 0,2% comparando los datos con los del mismo periodo de tiempo el año pasado, hasta colocar el IPC en un porcentaje del -0,8%.

Los motivos que se observan de esta subida consecutiva del Índice de Precios al Consumo pasa por la evolución del precio de la electricidad y de las gasolinas, además de los viajes organizados según apunta el Instituto Nacional de Estadística. Así pues, el IPC lleva ya hasta dos meses seguidos de constantes aumentos. Eso sí, hasta seis meses son los que lleva este índice en tasas negativas después del -0,3% registrado en el mes de enero.

En lo referente a la inflación subyacente, ésta se llegó a reducir hasta una décima en el mes de junio para llegar al 0,6%. Por su parte, el Índice de Precios de Consumo Armonizado retrocedió hasta dos décimas con respecto al mes de mayo y se colocó en el -0,9%.