Standard & Poor’s, una de las más importantes agencias de calificación de riesgo crediticio del mundo, ha rebajado la nota al Reino Unido tras los resultados dados en el referéndum que daba la victoria a los partidarios por el Brexit, pasando de la calificación “triple A” a la “doble A” en grado de inversión.

De esta manera, Reino Unido que contaba con la más alta calificación en cuanto a riesgo crediticio se despide de la nota que distinguía a su deuda como de calidad superior. Además, la perspectiva para el medio y largo plazo de la deuda del Reino Unido se queda en negativa debido al riesgo que suponen las perspectivas económicas con una libra en caída libre y el miedo a otro referéndum de independencia en Escocia.

Standard & Poor’s ya no considera el Reino Unido como una fortaleza a nivel crediticio, y asegura que la fortaleza de la libra en los últimos años venía condicionada por la influencia de la Unión Europea.