Las dos grandes entidades españolas resisten la crisis, aunque las dudas crecen sobre la banca media. La agencia de calificación Standard & Poor’s ha confirmado los ratings a largo y corto plazo de BBVA y Banco Santander en ‘AA/A-1+’ (calidad alta), aunque su perspectiva sobre ambas entidades para los próximos dos años ha pasado de ‘estable’ a ‘negativa’ ante la posibilidad de que empeore la crisis crediticia.

Sin embargo, S&P ha rebajado las calificaciones a largo plazo de Caja Madrid, Banco Popular, Ibercaja y Banco Sabadell, reflejando las expectativas de la agencia respecto al impacto en la solvencia a largo plazo de la “grave” recesión en curso y sus exposiciones en el sector inmobiliario.

Por otro lado, la agencia de calificación destaca que, en su opinión, numerosas instituciones financieras españolas sin calificar, “principalmente cajas de ahorro”, están sufriendo y continuarán sufriendo en mayor medida que las entidades calificadas.

BBVA y Santander son, junto a BNP, HSBC y US Bancorp, las únicas entidades del mundo que mantienen la calificación ‘AA’ de su deuda a largo plazo.

La agencia indicó que la revisión de la perspectiva en ambos bancos está basada en su expectativa de un descenso del crecimiento económico en los países en los que operan y el impacto potencial sobre su operativa financiera.

No obstante, S&P coloca el ‘rating’ a largo plazo de Caja Madrid en A desde A+ con perspectiva negativa, mientras que la calificación a largo plazo de Banco Popular cae a A+ desde AA- con perspectiva negativa. Por su parte, la calificación a largo plazo de Ibercaja se sitúa en A, desde A+, con perspectiva estable, mientras que el ‘rating’ a largo plazo de Banco Sabadell ha sido rebajado a A desde A+, con perspectiva estable.

“Hemos observado un significativo deterioro en los préstamos de Caja Madrid, particularmente desde la segunda mitad de 2008, con los préstamos en riesgo de mora alcanzando el 5,4% del total a finales de año, por encima de la media del sistema bancario español”, explica S&P.

Por su parte, la agencia justifica el recorte del ‘rating’ de Banco Popular por el probable incremento material de sus activos problemáticos en los dos próximos años pese a la fortaleza comparativa del banco para generar ingresos.

Asimismo, la agencia señala que la rebaja de la calificación de Ibercaja se explica porque la cartera de préstamos a promotores inmobiliarios de Ibercaja, que representaba el 19% del total a final de 2008, “es particularmente vulnerable a la actual corrección abrupta del mercado inmobiliario español”.

En el caso de Banco Sabadell, el recorte se debe a la expectativa de que la entidad pueda ser vulnerable debido a su exposición al sector inmobiliario y a su actividad principal de préstamo a pequeñas y medianas empresas.

Santander, compras durante la crisis
En el caso del Banco Santander, cuya revisión también aplica a algunas de sus filiales, S&P señaló que la calificación refleja su clara concentración estratégica, las capacidades de su dirección, así como un perfil de negocio bien diversificado geográficamente, una posición sólida en mercados principales y una rentabilidad operativa segura.

No obstante, su mayor riesgo de crédito procede de su negocio en Latinoamérica y su posición de adquisiciones, que implica un riesgo de ejecución inherente. Entre ellos el estadounidense Sovereign y los británicos Bradford & Bingley y Alliance & Leicester.

La agencia afirma que el banco presidido por Emilio Botín “disfruta de una posición líder en España, con fuertes cuotas de mercado en los principales mercados en Latino América y una importante posición en Reino Unido, además de presencia en banca comercial en Portugal y de financiación al consumo en varios países europeos”.

BBVA, la prudencia
En el caso de la entidad presidida por Francisco González, S&P aprueba la sólida red de la entidad en sus mercados estratégicos, así como sus resultados financieros “por encima de la media” y una gestión “conservadora”.

“Sus fuertes beneficios son consecuencia de la exitosa creación de una sólida red de franquicias en varios países, con fuertes posiciones en el negocio bancario y auxiliar en España y Latinoamérica, especialmente en México”, precisa la agencia, que destaca el incremento de la diversificación de la red del banco en el Sur de EEUU tras la adquisición de varias entidades, principalmente el Compass Bancshares.

En este sentido, la agencia señala que BBVA disfruta de una “fuerte rentabilidad operativa” en todas sus unidades de negocio.

No obstante, S&P advierte de que la calidad de los activos de BBVA sufrirá un deterioro en todos los países en los que opera, “significativamente en España y EEUU”, además de Latinoamérica, lo que incrementará la necesidad de realizar provisiones y añadirá cierta presión en la rentabilidad.

Fuente | elmundo.es