Seguros recomendados:

Nuez seguros



  • Contratando un seguro te regalan los otros dos

  • Seguro de coche

  • Seguro de moto

  • Seguro de hogar

Más información »

Genesis seguros



  • El seguro que necesitas al mejor precio

  • Seguro de coche

  • Seguro de moto

  • Seguro de hogar

  • Seguro de vida

Más información »

RACC



  • Tablet Gratis por contratar

  • La mejor asistencia mecánica del mercado

Más información »

Seguro de viaje Axa Assistance



  • Seguro médico de viaje internacional

  • Seguro de equipajes

  • Seguro de cancelación de viaje

Más información »

Axa Seguro de hogar



  • Seguro de hogar ahora con un 20% de descuento

  • Asistencia en el Hogar Completa

  • Inhabitabilidad de la vivienda

Más información »

Adeslas Salud



  • 3 meses GRATIS en tu seguro Adeslas Plena Plus

  • 56 euros al mes sin copagos

Más información »

Sanitas Salud



  • El seguro de salud perfecto para ti y para los tuyos

  • Una gran cobertura a un precio único

Más información »

 

Qué es un seguro de vida

Es un producto que comercializan las compañías de seguros bien directamente o a través de Agentes y Corredurías de Seguros cuyo fin es asegurar a las personas frente a distintos riesgos que pueden suceder. A cambio de una prima o precio establecido en la póliza de seguro la Compañía hará frente al pago del capital asegurado en el caso de que se produzca alguno de los riesgos contemplados en la póliza.

Puede contratarse sobre la vida propia o la de un tercero.

Puede cubrir a uno o varios asegurados.

Incluye todos los riesgos que puedan afectar a la existencia del asegurado (vida o muerte).

Como la vida humana no se puede valorar económicamente, en los seguros de vida quién contrata decide cuánto capital quiere asegurar.

Tipos de seguros de vida

Existen una gran variedad de seguros de vida, éstos se adaptan a las necesidades de cada persona.

Atendiendo a su finalidad, podemos clasificarlos de la siguiente manera:

  • Seguros de riesgo o fallecimiento.
  • Seguros de ahorro o supervivencia
  • Seguros mixtos.

Los seguros de riesgo o fallecimiento, garantizan el pago del capital contratado si el asegurado fallece con anterioridad a la finalización del contrato.
Si el asegurado llega con vida al vencimiento del contrato, éste se da por finalizado sin ninguna prestación por parte de la Compañía, ya que lo que se cubre es la posibilidad de que el asegurado fallezca.

En los seguros de riesgo hay diferentes modalidades. Los más usuales son:

  • Temporales anuales renovables. La duración del contrato es de un año renovable. El asegurado de forma tácita puede prorrogar el seguro mediante el pago de la prima correspondiente.
    Son los más recomendados ya que son flexibles de cambios en capitales asegurados y coberturas.
    El precio del seguro corresponde a la edad biológica del asegurado, en caso de posteriores renovaciones del seguro, el precio aumentará año a año en función de su edad.
  • Seguros de amortización. Este seguro se utiliza para hacer frente al pago de préstamos, generalmente hipotecas, donde el beneficiario es la entidad financiera y el capital asegurado es la deuda pendiente en cada anualidad. Estos seguros los ofrecen las entidades bancarias para garantizar el cobro de la deuda pendiente si el titular fallece o queda invalido, y son menos susceptibles de cambios ya que la duración es la misma que la del crédito al que se vincula. Es decir, solo protegen a la familia frente la cancelación de dicho préstamo o deuda.

Los seguros de ahorro, son productos que sirven para constituir un capital o ahorro mediante la aportación de cuotas periódicas, las que elijas tú, durante los años que se fijen en el contrato. Además, te ofrecen un tipo de interés garantizado o variable en función del producto que desees.

Podemos encontrar los siguientes:

  • Seguros de jubilación, tiene garantías, tanto si el asegurado llega con vida al final del contrato, como si fallece durante la vigencia del mismo. El tomador del seguro, tiene derecho a recuperar su dinero; reducir la cuota periódica pactada y/o recibir anticipos.
    Es un producto flexible, ya que en cualquier momento puede realizar aportaciones extraordinarias, variar las cuotas y su duración. También puede recuperar las cantidades aportadas (rescate) en caso de que lo necesite o paralizar las aportaciones.
  • Planes individuales de ahorro sistemático (PIAS)La rentabilidad de este producto está garantizada y las primas aportadas no desgravan, pero tiene un tratamiento fiscal favorable al cobrar el capital asegurado al final del plazo en forma de renta. Tiene un límite de aportación al año.
  • Planes de previsión asegurados (PPA’s)La rentabilidad está garantizada y las cuotas aportadas sí desgravan en el IRPF ya que tiene el mismo tratamiento fiscal que los Planes de Pensiones. Está pensado para aquellos que no quieren arriesgar y mantener como mínimo las aportaciones realizadas más una pequeña rentabilidad. Las aportaciones anuales están limitadas. Es un complemento a la pensión de la seguridad social.
  • Planes de Pensiones, son sistemas de ahorro a largo plazo diseñados como complemento a las pensiones de jubilación. La diferencia con los PPA,s es que el Plan de Pensiones no es un seguro de vida. El resto de características es muy similar al PPA y tienen el mismo tratamiento fiscal. Solamente se accede al ahorro consolidado en caso de jubilación, desempleo, enfermedad grave y fallecimiento.

Los seguros de vida mixtos, combinan en una misma póliza coberturas de seguros de vida riesgo y de ahorro. En caso de fallecimiento del asegurado, el beneficiario percibe un capital inmediato, extinguiéndose así el seguro.

En caso de supervivencia del asegurado, percibe un capital al vencimiento del seguro.

Coberturas de los seguros de vida e invalidez

El seguro de vida te cubre el fallecimiento por cualquier causa.

Una de las cosas que más nos preocupan a las personas es la incertidumbre de lo que nos puede pasar en el futuro. A veces nos sucederán cosas inevitables e imposibles de solucionar, pero todos somos conscientes de que algunas de esas cosas se podrán solucionar si tenemos suficiente dinero para afrontarlas. La mayoría hemos oído decir a nuestros padres “ahorra para el futuro”, sin tener exactamente una finalidad concreta; simplemente es el hecho de ahorrar por si sucede algún imprevisto. Se trata de tener la seguridad de que podremos afrontar las cosas que sean solucionables con dinero. El seguro de vida es un instrumento ideal para obtener esa seguridad. El seguro de vida-riesgo proporciona un capital suficiente en caso de que surja el imprevisto de un fallecimiento o una invalidez.

El seguro de vida-ahorro nos puede proporcionar seguridad para nuestra jubilación.

El mantenimiento de la familia es la principal causa de contratación, ya que cuando fallece la persona que proporciona ingresos a la familia, es necesario continuar proporcionando sustento económico.

El seguro de vida permite cancelar la hipoteca pendiente en caso de fallecimiento, consiguiendo que el hogar pase a ser propiedad de la familia, sin obligación de seguir pagando una parte importante de su renta.

Cuando una persona muere suelen existir ciertos gastos inmediatos. Puede tratarse de préstamos pendientes, cargos en cuenta, tarjetas de crédito, etc. Pero también suelen darse otros gastos relacionados con el propio fallecimiento.

En algunos casos, tras el fallecimiento hay que liquidar el impuesto de sucesiones que se deriva de la herencia. El dinero que proporciona el seguro de vida puede utilizarse para pagar el Impuesto de Sucesiones y así conservar las propiedades en el seno familiar, planificando su venta posterior si así se desea.

En caso de fallecimiento prematuro, el seguro de vida puede proporcionar el dinero suficiente para que los hijos sigan estudiando. También puede utilizarse el seguro de vida-ahorro para ir consiguiendo de forma periódica un importe suficiente parta pagar los estudios universitarios aunque los padres vivan. También se puede ir ahorrando para que al terminar una carrera, el hijo tenga fondos suficientes para abrir su propio negocio, despacho, bufete, clínica, etc. A veces, un abuelo paga un seguro para que si fallece su hijo, sus nietos puedan seguir estudiando.

El seguro de vida es el instrumento ideal para dejar un capital que sea suficiente para garantizar la independencia económica de los hijos en caso de fallecimiento de los padres.

El seguro de vida-ahorro puede utilizarse para acumular dinero suficiente para disfrutar de una jubilación holgada (planes de jubilación). Estos seguros, al ser privados son independientes de la Seguridad Social y se cobran además de la pensión que puede corresponder por esta vía.

El seguro de vida-riesgo puede utilizarse para dejar un capital a cualquier Beneficiario, en caso de fallecimiento del Asegurado, tengan o no parentesco entre ellos y así cancelar deudas o dejar dinero a instituciones benéficas, etc. El seguro de vida-ahorro puede utilizarse para ir acumulando un importe de dinero con diversas finalidades (la boda de un hijo, la compra de un coche, etc.).

Muchas empresas dependen de la colaboración continua de ciertos empleados que son clave, como un gran científico, un vendedor líder, el presidente, etc. Además de la pérdida potencial de los servicios de esas personas, la empresa incurre en un coste para encontrar un sustituto de aquella persona si muere, por lo que se pueden contratar seguros de vida tanto para cubrir la pérdida de ingresos como para tener dinero suficiente para encontrar un sustituto. Se llaman seguros de “persona clave” o de “hombre clave”.

Las empresas propiedad de dos o tres socios se encuentran con problemas en caso de fallecimiento de uno de ellos. Pueden contratar un seguro de vida sobre los socios, de forma que los que sobrevivan puedan comprar a los herederos del socio fallecido su parte en la empresa. Se suelen acompañar de acuerdos de compra-venta para garantizar la compra a los herederos.

Las empresas suelen contratar seguros de vida en favor de sus empleados. El seguro de vida-riesgo se utiliza para proporcionar un capital o renta a la viuda o huérfanos del empleado. El seguro de vida-ahorro se suele contratar para conseguir un complemento a las prestaciones de jubilación de la Seguridad Social e incluso como complemento de los Planes de Pensiones.

Coberturas opcionales

Tienes opción de duplicar el capital principal contratando la opción de “fallecimiento por accidente”, en este caso la indemnización sería del doble al capital contratado si el fallecimiento se produce en un accidente.

Otra opción es triplicar el capital contratando la opción de “fallecimiento por accidente de tráfico”, en este caso la indemnización sería del triple si el fallecimiento se produce en un accidente de tráfico.

Es recomendable la contratación de estas coberturas opcionales ya que por muy poco coste se amplía considerablemente la suma asegurada en caso de que ocurra el fallecimiento por accidente..

El seguro por invalidez está pensado para protegerte ante una enfermedad o accidente durante tu vida laboral y que, a consecuencia de ello pierdas las facultades para realizar tu trabajo habitual o cualquier otro trabajo.

Hay distintos tipos de invalidez que puede cubrirte tu seguro:

Invalidez Total

Es aquella que te impide trabajar en tu profesión habitual pero permite realizar otro tipo de trabajo

Invalidez absoluta permanente

Es aquella que imposibilita ejercer cualquier tipo de trabajo

Gran Invalidez

Se da cuando la persona necesita ayuda permanente y no puede realizar sola ninguna actividad cotidiana.

Además tienes opción de contratar cobertura para enfermedades graves (Ictus, infarto de miocardio, cáncer…).

Con esta cobertura tienes dos opciones diferentes según la compañía aseguradora con quien lo contrates:

Anticipo sobre el capital principal contratado: Si es anticipo el seguro continúa y cuando se produzca el fallecimiento se indemnizaría con el capital restante.

Una cantidad adicional a ese capital. Si es con opción de capital adicional, el principal se mantiene y se indemniza con la cantidad que se haya contratado, puede ser desde un 25% a un 100% del capital.

Cuanto capital asegurar en un seguro de vida

El capital o suma a asegurar en un seguro de vida que pretenda cubrir el riesgo de fallecimiento o invalidez dependerá de las necesidades de cada persona.

Esas necesidades vienen determinadas o se pueden valorar en función de los ingresos de la persona a asegurar y de los compromisos de pago o gastos que tenga. También es importante valorar las personas que dependen de él y de sus ingresos para seguir disfrutando del mismo nivel de vida en caso de que se produjera el fallecimiento o la invalidez.

Una manera de calcular el capital adecuado a asegurar sería multiplicar los ingresos anuales del asegurado por seis veces. A esta cantidad se le deberían añadir los préstamos pendientes de amortizar y aquellos desembolsos o gastos especiales que tengamos previstos (por ejemplo Colegios, Universidades de los hijos).

A partir de ahí en función de esta reflexión realizada por el asegurado sobre qué capital asegurar se puede aumentar o disminuir en función de que queramos más cobertura o que podamos hacer frente a la prima o coste que resulta de asegurar dicha cantidad.

Cómo cambiar tu seguro de vida de compañía

Cambiar un seguro de vida de una compañía a otra es muy sencillo.

Basta con que el tomador del contrato comunique a su compañía actual mediante un escrito su decisión de no renovar la misma al vencimiento.

En ese escrito deben figurar los datos del tomador y el número de póliza.
60 días

La ley de Contrato de seguro establece que esta comunicación debe hacerse al menos con dos meses de antelación para evitar incidencias posteriores: reclamaciones, cargos de recibos, etc.

Si el seguro se contrató con el banco

En el caso de que el beneficiario de la póliza de seguro de vida sea una entidad bancaria y la contratación inicial se hubiera realizado a través de ésta, es aconsejable revisar las condiciones del acuerdo que establecimos en su día para conocer si aparece reflejado en algunas de las cláusulas alguna permanencia , condiciones de la vinculación de la póliza con el préstamo hipotecario etc.

Lo que sí es fundamental es dejarnos asesorar a la hora de cambiar de seguro por profesionales. Siempre es conveniente que un especialista nos ayude a escoger el producto más ventajoso o las compañías más flexibles etc., para evitar incidencias posteriores.

Ahorrar dinero en el seguro de vida

La manera más segura y sencilla de ahorrar en su seguro de vida es
haciendo un análisis comparativo entre las diferentes compañías aseguradoras que hay actualmente en el mercado.

Es importante realizar este análisis antes de la contratación de seguros de vida que estén vinculados a préstamos, principalmente préstamos hipotecarios, ya que, éstos suelen ser en su mayoría más caros y podemos ahorrar mucho dinero viendo otras alternativas. Máxime si tenemos en cuenta que el capital que debemos asegurar debe ir mas allá de garantizar el pago de la hipoteca.

Ahora bien, desde esta perspectiva, se preguntará, dónde encontrar un seguro de vida personal y al mejor precio. La respuesta es fácil. Hoy en día, a través de Internet, tiene acceso a una gran variedad de comparadores de seguros de vida, donde encontrará las mejores opciones a la hora de elegir su seguro personal.

También, es bueno conocer, que no siempre los comparadores van a ayudarle a decidirse entre una compañía u otra. Es importante, llegado a este punto, solicitar ayuda a un asesor especializado que le informe de las compañías más competitivas y con mejores coberturas.

A la hora de elegir un seguro de vida, las coberturas que tiene, importan tanto o más que su precio. Y éste, no debe estar reñido a la posibilidad de elegir su seguro con las mejores compañías líderes en el sector.

Si piensa a largo plazo y le preocupa lo que pueda llegar a aumentar el coste de su seguro dentro de unos años, una correduría de seguros, independiente de las propias compañías, le ofrece un servicio gratuito que le va a permitir ajustar los capitales contratados, o bien, un cambio a otra compañía de la misma confianza y solvencia, aportando nuevas soluciones para usted.

Un seguro de vida, es como su nombre indica, para toda una vida y su pago debe de ser lo más cómodo y flexible posible para no tener que renunciar nunca a estar bien asegurado por no poder hacer frente al pago del coste o prima del seguro.

En un seguro de vida el cálculo del coste o prima de seguro va en función fundamentalmente de la edad del asegurado y de la cantidad o capital que aseguremos.

En el caso de un seguro de vida para caso de fallecimiento o invalidez del asegurado en el que el capital o suma asegurada no varíe, sea constante, el coste o prima de seguro solo subirá por razón de la edad, ya que cada año tenemos un año más. Esta subida de precio anual tiene menor incidencia en personas hasta los 50 años. A partir de esta edad su incidencia es mayor.

Hay modalidades u opciones de productos de seguro de vida en que se puede pactar la misma prima y el mismo capital para toda la duración del seguro, pero no es aconsejable ya que el coste de los primeros años en superior.

También podría subir o bajar la prima del seguro por la inclusión o exclusión de alguna actividad o profesión de riesgo que haga subir o bajar la prima respectivamente durante la duración del contrato.

Condiciones que hay que cumplir a la hora de contratar un seguro de vida

Contratar un seguro de vida-ahorro está al alcance de cualquier persona. Para contratar un seguro de vida-riesgo que cubra el fallecimiento o la invalidez, es necesario que el Asegurado cumpla una serie de requisitos respecto a su profesión, deportes o actividades que practica y estado de salud. Los requisitos consisten simplemente en comprobar que el Asegurado tiene unas características normales, es decir, no tiene una profesión arriesgada, ni practica deportes o aficiones consideradas peligrosas, ni padece enfermedades importantes. En función del estado de salud del Asegurado, la Compañía puede pedir pruebas complementarias específicas para cada enfermedad y finalmente rechazar el seguro o aceptarlo con sobreprima. La contratación se inicia con:

Una declaración de salud firmada Hasta una edad determinada y para capitales asegurados no excesivamente elevados.

Un reconocimiento médico A partir de cierta edad y para capitales asegurados elevados. Puede incluir pruebas complementarias como análisis, radiografías, etc. en función de la edad y del capital.

Profesión:

Se trata principalmente de profesiones arriesgadas como bomberos, mineros, cuerpos de seguridad, etc.

Deportes o actividades:

Se suelen excluir los deportes y actividades peligrosas, especialmente cuando se practican de forma profesional como alpinismo, paracaidismo, etc.

Estado de salud:

Se comprueba mediante un proceso de selección de riesgos que comienza con una declaración de salud o un reconocimiento médico.

Edad necesaria para contratar un seguro de vida

· Seguros de vida-riesgo (fallecimiento)

Por ley no se pueden hacer a menores de 14 años, excepto si la cobertura de muerte es inferior o igual a la prima satisfecha por el seguro.

· Seguros de fallecimiento e invalidez

En general las compañías no suelen admitir seguros para personas de más de 65años.

· Seguros de vida-ahorro

No hay ningún problema de edad.

Si al contratar una póliza de seguro de vida la edad del Asegurado se indica de forma inexacta se produce los siguientes efectos:

· La Entidad Aseguradora sólo podrá impugnar el contrato si la verdadera edad del Asegurado en el momento de la entrada en vigor del seguro excede de los límites de admisión establecidos por aquélla.

· Si la prima pagada es inferior a la que correspondería pagar, la prestación de la Entidad Aseguradora se reducirá en proporción a la prima percibida.

· Si, por el contrario, la prima pagada es superior a la que debería haberse abonado, la Entidad Aseguradora está obligada a restituir el exceso de las primas percibidas sin intereses.

Tributación de los seguros de vida

AL PAGAR LAS PRIMAS

En los seguros de vida-ahorro no se carga ningún impuesto a la hora de pagar las primas. En el recibo de primas de los seguros de vida-riesgo (no en los de vida-ahorro), las Entidades Aseguradoras tienen la obligación de cargar los siguientes impuestos y/o tasas:

· Impuestos sobre primas (IPS) El 6% de la prima correspondiente a las garantías complementarias, excluyendo la principal de fallecimiento.

· Recargo de Liquidación de Entidades Aseguradoras (RLEA) El 0,15% de la prima correspondiente a las garantías complementarias, excluyendo la principal de fallecimiento.

· Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) El 0,005 ‰ sobre el capital principal de fallecimiento más los capitales de accidentes.
AL COBRAR LA PRESTACIÓN GARANTIZADA

· En caso de fallecimiento (seguro de vida-riesgo), se paga el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) Este impuesto está cedido a las Comunidades Autónomas, por lo que en cada una de ellas se puede pagar un importe diferente. Normalmente existen deducciones especiales para los importes cobrados por fallecimiento en función del parentesco entre Tomador y Beneficiario (Asegurado y Beneficiario en los seguros colectivos). En caso de relación directa (ascendentes, descendentes o cónyuges), el importe a pagar suele ser muy pequeño, incluso cero en alguna Comunidades. No se paga ningún importe cuando el Beneficiario es una entidad jurídica (caso más frecuente en préstamos hipotecarios), ya que estas entidades deben declarar la prestación como un ingreso en el Impuesto de Sociedades.

· En caso de supervivencia (seguro de vida-horro), se tributa por el Impuesto de la Renta de Personas Físicas (IRPF) – Si se cobra en forma de capital (lo más habitual)

El importe cobrado tributa como rendimiento de capital al igual que el resto de instrumentos de ahorro (depósitos bancarios, fondos de inversión, etc.).

Se tributa solamente por el beneficio obtenido, es decir la diferencia entre la prestación cobrada y el total de primas pagadas.

– Otras posibilidades

Se tributará de forma distinta a la indicada anteriormente en los siguientes tipos de seguro de ahorro:

PPA / PIAS / RENTAS

· En caso de invalidez el importe cobrado tributa como rendimiento de capital, generalmente con unas exenciones que pueden llegar a alcanzar el 75% en función de la antigüedad del seguro y otras circunstancias.

Características de un seguro de vida

Estos seguros son comercializados dentro del ramo de seguros de vida-ahorro y lo que persiguen es que, en caso del fallecimiento del asegurado, su familia pueda no pasar dificultades económicas, si hablamos de un seguro para cubrir el fallecimiento, o bien persigue que el asegurado reciba una determinada cuantía en caso de supervivencia, si lo miramos como un seguro del ramo de ahorro.

El funcionamiento de estos seguros hace que siempre se produzca una valoración en metálico, es decir, el asegurador debe de pagar al beneficiario un capital, una renta u otras prestaciones convenidas, en el caso de muerte o de supervivencia del asegurado.

Todo esto es lo que hace que se obligue al cobrarle la prima al tomador del seguro, o sea, quien lo contrata.

Ya hablamos al inicio de las diferentes personas que forman parte del seguro. La ley española que los regula indica al respecto que se debe de proceder al consentimiento expreso en la póliza del asegurado, si el tomador del seguro y asegurado no son la misma persona.

Una de las particularidades que poseen estos seguros es que el beneficiario que se indique inicialmente no tiene porqué ser el definitivo ya que se pueden cambiar los beneficiarios a posteriori de la formalización de la póliza por el tomador del seguro, quién es el único que lo puede realizar.

Este cambio puede realizarse mediante una notificación fehaciente del tomador al asegurador, o bien por inclusión en testamento de cambio de beneficiarios sobre seguros de vida.

Hasta aquí hemos hablado de seguros que se comercializan mediante el pago de una prima que posteriormente repercutirá en el cobro de una cantidad de dinero a los beneficiarios o asegurado.

Seguros de vida asociados a un préstamo

Pero hemos de indicar que hay un tipo de seguros de vida que se empezaron a comercializar masivamente en la época del boom inmobiliario como son los seguros asociados a un préstamo hipotecario.

Es decir, son aquellos tipos de seguro que se vinculan a un préstamo o crédito y cuya finalidad es la de que este quede cancelado en caso de que el siniestro que cubren se produzca. En teoría son productos cerrados, es decir, que lo que cuben es el dinero de deuda pendiente de la operación vinculada.

Últimamente se ha comentado la posibilidad de que estos seguros se realicen por mayor importe que la deuda pendiente para que así los familiares o herederos legales del asegurado pueden percibir también dinero además de cancelar la deuda en caso de fallecimiento.

Además, estos últimos tipos de seguro de vida se han convertido en un producto de obligada contratación por parte de aquel cliente que solicite cualquier operación de riesgo a una entidad financiera.

Qué es lo más importante en un seguro de moto

En los seguros de motos, los servicios y coberturas que ofrecen cada compañía pueden ser muy distintos. A lo mejor, a igualdad de precio una compañía te puede ofrecer asistencia en carretera y otra no.

En nuestra opinión lo básico a lo que más atención has de prestar cuando elijas un seguro de moto, son las siguientes coberturas; lógicamente la Responsabilidad civil obligatoria, la defensa jurídica y reclamación de daños y la Asistencia en viaje.

En esta ultima cobertura prestar especial atención si es desde el Km25 o desde Km 0. Y por supuesto la garantía de accidentes conductor. Opcionalmente y dependiendo del tipo de moto y si es nueva o no, te recomendamos que valores la coberturas de robo e incendio. Incluso todo riesgo con franquicia.

¿Qué debe incluir un seguro de moto?

El seguro de moto no es únicamente una obligación legal. Debe contemplar las necesidades de cada cliente y cubrir todas las eventualidades que se puedan producir.
Para estar adecuadamente asegurado hay que contratar un producto que se adapte realmente a nuestras necesidades como conductor.

Asegúrate de que contratas las coberturas que necesitas. Ni más ni menos; pero no te fijes únicamente en el precio sino en quedar convenientemente asegurado. Las diferencias de precio pueden ser mínimas, pero las consecuencias de un mal seguro, graves.

¿Qué documentación hay que llevar en la moto?

Siempre hay que llevar en la moto toda la documentación en vigor y actualizada:
Ficha técnica, con la acreditación de haber pasado la ITV, si procede. Cada tipo de moto debe pasar la ITV en los plazos que establece la Ley, dependiendo de sus características. Estate atento a los plazos.

Recuerda que para poder pasar la ITV hay que llevar la moto con todos los accesorios necesarios que justifiquen que es para dos plazas; es decir: asiento, reposapiés, tapa del colín, etc.

Permiso de circulación.

Impuesto de circulación.

Los papeles del Seguro. No es obligatorio llevar el recibo del banco que demuestre estar al corriente de pago pero es recomendable llevarlo.

Ten siempre a mano los teléfonos de asistencia de tu compañía de seguros.

¿Qué validez tiene el seguro de moto?

La Ley establece que el contrato del seguro de moto es por periodos anuales desde el momento de la contratación, por lo que corresponde el pago de la anualidad completa, aunque el pago esté fraccionado.

Para poder cancelar un seguro de moto en vigor o cambiar de compañía hay que comunicarlo a la aseguradora con un mínimo de 2 meses de antelación.

Si te compras una moto nueva, algunas compañías traspasan el seguro de un vehículo al nuevo dentro de la misma compañía, actualizado las características y coberturas al vehículo nuevo. Esto puede alterar el importe de la prima.

Si vendes o das de baja la moto, hay compañías que congelan la póliza durante un tiempo por si te compras una moto nueva y traspasan el seguro de la moto antigua a la nueva.

Contratar seguros de moto baratos

Como en cualquier vehículo, el seguro de moto es un trámite obligatorio y necesario. Cumple un rol fundamental, que es el de contribuir a la seguridad del conductor y los pasajeros, como así también de terceros que pudieran verse involucrados en un accidente.

En la red hay muchas ofertas de seguros de moto baratos pero sin embargo, no siempre es posible economizar la prima si necesitamos de algunas prestaciones extra. Además, algunas opciones económicas no cubren los requisitos básicos y no sólo no serán más baratas a la larga sino que además podrían ocasionar mayores gastos a la hora de buscar una reparación.

Por eso, es importante que evitemos al máximo los gastos innecesarios, por ejemplo, los de mantenimiento de la moto. Con revisiones periódicas se pueden ahorrar muchas visitas al taller y muchos € en reparaciones de luces, frenos, neumáticos, etc. El estado de la moto también influye en el precio del seguro.

En los seguros baratos también afectan además otro tipo de características como la cilindrada, el respeto al medio ambiente (que el nivel de C2O no supere el indicado por el fabricante) u otros extras como el sistema anti robo o, por supuesto, el tipo de cobertura elegida.

Todos estos factores influyen en el precio de la prima que ya de sí es más elevado al tratarse de un seguro de moto. Por eso cada detalle puede suponer un ahorro.

Teniendo en cuenta el riesgo que implica conducir una moto, el precio de su seguro suele ser muy elevado. Estos son algunos de los consejos que te ofrecemos para buscar el mejor ahorro en la contratación de su seguro de coche.

Algunas compañías permiten agrupar varios seguros para reducir las cuotas: el seguro de coche, el de la vivienda,…

El precio de la póliza será mayor si la moto “duerme” en la calle. El peligro de robo es mayor, por eso nuestra cuota será más alta.

Intenta contratar tu seguro durante periodos no muy largos de tiempo. Ten en cuenta que durante los meses de buen tiempo, primavera y verano, el seguro podrá contratarse tan sólo por esos meses.

La colocación de una alarma antirrobo en tu moto puede ayudarte a obtener un ahorro importante en tu seguro del coche.

La realización de un curso de conducción y seguridad de motos permite demostrar tu capacidad como buen conductor y puedes obtener hasta un descuento del 15 por ciento en tu póliza de seguro. Antes de realizarlo consulta en tu compañía de seguros si realmente toman en cuenta este tipo de cursos, de todas maneras resultan conocimientos muy prácticos y se puede disminuir la probabilidad de sufrir un accidente.

Una moto de mayor cilindrada tiene mayor probabilidad de que su seguro sea más caro, aunque existen algunas aseguradoras que manejan precios muy similares.

Si tienes varios vehículos asegurados en la misma compañía, obtendrás ciertos beneficios y descuentos por asegurar tu moto.

Cuantas menos infracciones de tráfico cometas, el ahorro en tu seguro será mayor.
El pago anual permite que te ahorres un importante importe en tu seguro.

Compara precios de seguros antes de elegir el tuyo. Lee bien la letra pequeña y busca el seguro que mejor se adapte a tu perfil de conductor y a las características de tu moto.

Cómo encontrar el mejor seguro de moto

Hay varios puntos importantes en los que debemos prestar una atención especial, a la hora de contratar un seguro de moto.

Lo primero es evaluar las coberturas que realmente necesitamos. Hoy en día con estos puntos claros y con la posibilidad de crear una póliza personalizada conseguiremos ajustar al máximo nuestro gasto del seguro.

Debemos elegir el que mejor se adapte a nuestro vehículo. Si tienes un vehículo nuevo o de alta gama lo más aconsejable es elegir una póliza de a todo riesgo pero si tienes uno antiguo lo que se suele hacer es escoger una póliza de responsabilidad civil.

Asegúrate de la calidad de la asistencia en carretera. Es uno de los puntos más importantes y lo valoraremos en el momento en el que lo necesitemos. Primero, debemos asegurarnos de que nuestro seguro incluye esta asistencia. Además, debemos analizar si existe algún tipo de limitaciones en cuanto a la distancia en kilómetros que admiten para llevar el coche al taller desde el lugar del siniestro. Si esta distancia es limitada nos puede costar bastante dinero llevar nuestro coche accidenta do al taller y mucho más a nuestro taller de confianza.

También es importante cerciorarte de la facilidad que tienes a la hora de comunicarte con la aseguradora. No es tan importante saber que cuentan con oficinas físicas en el sitio donde vives, como saber que cuentan con una infraestructura que permita la comunicación entre asegurado y aseguradora.

Un consejo común e importante, a la hora de firmar cualquier contrato es que debemos leer la letra pequeña y asegurarnos de entender todo lo que está escrito.

¿Cómo contrato mi seguro de moto?

Hay muchos canales para contratar un seguro de moto. El tradicional es acudir a las oficinas de cada compañía o a las corredurías que trabajan con varias compañías para pedir presupuestos, hablar de coberturas y elegir el conjunto que mejor nos funciona.

Actualmente existe un gran número de compañías que operan on line. Este nuevo modo de comunicación entre aseguradora y asegurado agiliza los tiempos y hace que sea más fácil la comunicación entre ambos interesados.

Combinar los seguros de coche y moto

Para los amantes del motor no es extraño conducir tanto una moto como un coche dependiendo del momento o la necesidad, pero esto también significa que, por ley, tendrán que tener asegurados (aunque sea de forma mínima) ambos vehículos.

Es posible que en ocasiones parezca contraproducente tener contratados dos seguros independientes, y de hecho algo que puede resultarnos bastante caro. Si alguna vez has pensado esto, es posible que los seguros combinados te resulten una opción interesante.

Muchas aseguradoras ofrecen este tipo de servicio, que puede servir para ahorrar una cantidad interesante de dinero a aquellas personas que se decanten por ellos. De esta forma, las compañías de seguros atraen más clientes y los mantienen consigo y los clientes pueden beneficiarse de una serie de ventajas a las que no tendríamos acceso con un solo vehículo.

Al contratar un seguro combinado de coche y moto, podremos pagar por ambos vehículos en una sola cuota. De esta manera, la cantidad total que pagamos es mucho menor que si contratásemos seguros separados.

Algunas aseguradoras ofrecen reducir la cuota total al tener asegurados los dos vehículos de forma conjunta. En este caso estamos hablando de motos, pero también es posible combinar el seguro del coche con otro vehículo (e incluso con cualquier otro bien o servicio en general) que cumpla las características especificadas, como podría ser un quad. Un seguro que ofrece este tipo de servicio es el llamado seguro “seis ruedas” de Verti, cubriendo los daños propios al coche si contratamos esa opción, pero no los de la moto.
Otra opción dentro de los seguros combinados es que la aseguradora nos haga un descuento en el segundo seguro, por lo que podamos conseguir unas características bastante más rentables. Es el caso de la oferta de Génesis, que ofrece un descuento del 14% a partir de la segunda póliza contratada con ellos con su Plan Único (válido para todo tipo de seguros relacionados con el hogar).
Ambas opciones tienen la ventaja de ser fácilmente personalizables: no será necesario contratar la misma modalidad en ambos seguros. Así, podremos elegir un seguro a terceros o todo riesgo, así como sus posibilidades intermedias, para uno de los vehículos y algo diferente para el otro como si fuesen independientes.

Por regla general, las aseguradoras también van a pedirnos requisitos si queremos acceder a un seguro combinado. Por ejemplo, lo más normal es que el coche y la moto deban conducirlos la misma persona y no miembros diferentes, como ocurre en el caso de la citada oferta de Verti. De todas formas no suelen ser demasiado estrictos, porque hay que recordar que las compañías consiguen fidelizar a sus clientes gracias a ofertas de este tipo.

Es posible combinar nuestro seguro de coche con casi cualquier otro que decidamos, aunque lo normal sea hacerlo con otro vehículo por cuestiones de comodidad. Así, es posible contratar seguros de coche y hogar o coche y salud, entre otras opciones.

Si eres de los que utilizan tanto su coche como su moto de manera regular y estás buscando una manera sencilla de ahorrar en sus gastos, puedes echar un vistazo a las ofertas de los seguros combinados. Cumpliendo con unos sencillos requisitos, podrás acceder a grandes ventajas a cambio de tus seguros.

Cómo elegir el mejor seguro de coche

Normalmente solo nos acordamos del seguro de coche en dos ocasiones. Por un lado, la que menos gusta, es cuando tenemos algún tipo de percance que nos obligue a usar los servicios contratados en nuestra póliza. Por otro lado, cuando está a punto de renovarse suele ser un momento adecuado para buscar de nuevo entre la oferta de las aseguradoras para encontrar el seguro que más se adapte a nuestras nuevas necesidades. Y es entonces, de prisa y corriendo, cuando buscamos la manera de ahorrarnos algo en el seguro de coche.

¿Qué aspectos debemos tener en cuenta para conseguir el mejor precio en nuestro seguro de coche?

Hay muchos puntos que debemos valorar y, además, cada caso es diferente pero destacan dos factores concretos.

Antigüedad. Un punto importante es que cuando el coche es nuevo lo mejor es asegurarlo a todo riesgo. Sería a partir del 4 o 5 año cuando nos puede interesar más contratar un seguro a terceros.

Franquicia. También tenemos que fijarnos en que si ese seguro de coche tiene o no tiene franquicia. Con franquicia tiene la ventaja de que el precio anual o trimestral del seguro de coche a pagar es menor, pero en caso de accidente, debemos pagar parte de la reparación. Exactamente lo que indique la franquicia.

Seguros de salud

Los seguros de salud ofrecen unos servicios sanitarios cuyas principales ventajas son la rapidez en la atención, un amplio cuadro médico o la hospitalización con ciertas garantías, como por ejemplo, la habitación individual. Cada familia tiene unas necesidades propias, así que las aseguradoras han diversificado su oferta y ofrecen muchas posibilidades a la hora de contratar coberturas adaptadas a cada perfil.

Cuando de proteger la salud hablamos, no nos quedemos con el primer seguro que nos ofrecen.

Hay algunos servicios básicos que todos los seguros cubren. Los cuadros médicos suelen ser amplios con un gran número de especialistas entre los que poder elegir el que prefiramos o las citas se dan con rapidez y así se acortan considerablemente las listas de espera.

Servicios complementarios

Alguno de los servicios complementarios más solicitados son los relativos a las coberturas dentales. Para que tu seguro cubra un servicio odontológico de provecho las compañías suelen ofrecer la posibilidad de contratar un complemento adicional a tu seguro.

Este tipo de complementos se puede adaptar según el presupuesto y las necesidades de cada persona o familia. Las principales aseguradoras tienen unas clínicas propias y/o ofrecen la posibilidad de recibir atención en clínicas con acuerdos con la propia entidad. El objetivo es conseguir una herramienta adecuada para mantener una buena salud bucodental sin tener que te cueste una gran cantidad de dinero.
Los seguros dentales suelen incluir servicios preventivos como limpiezas o revisiones. En el caso de otros tratamientos odontológicos como extracciones, endodoncias, puentes o implantes suelen estar cubiertos hasta unas cantidades fijas o un porcentaje que los abarata considerablemente para convertirlos en un desembolso asumible.

Otro de los servicios complementarios que se solicitan son los relativos a los viajes. En caso de planear un viaje a un país extranjero o incluso una pequeña estancia, es buena idea contratar un seguro médico de viaje para estar cubierto en caso de imprevistos. Los pagos médicos fuera de España pueden alcanzar cifras muy elevadas por eso estar cubierto ante accidentes o enfermedades es muy aconsejable.
Las coberturas en el extranjero suelen cubrir atención médica de emergencia, gastos de hospitalización o medicamentos, el coste en caso de evacuación de emergencia, repatriación en caso de enfermedad, accidente o fallecimiento e, incluso, las coberturas en caso de pérdida de equipaje o cancelación de viaje.

Los seguros de viaje pueden contratarse de varios modos. Si el viaje lo reservamos a través de una agencia de viajes ellos mismos nos suelen ofrecer algún tipo de seguro para la estancia. Este tipo de seguro normalmente es bastante básico. También hay tarjetas de crédito que adjuntan ciertas coberturas de viaje muy interesantes. En muchos casos no somos conscientes de estos servicios por lo que es importante enterarnos de sus coberturas para saber si serán suficientes y usarlas en caso de necesitarlas. Por otro lado, puedes acudir a las compañías que ofrecen seguros en el área de salud. Si ya eres titular de un seguro médico podrás ampliar las coberturas con algún anexo adicional para tus periodos de viajes.

Términos que te interesa conocer a la hora de contratar

¿Sabes qué es el copago?
Es el importe que deberás abonar por acceder a determinados servicios. Este pago no suele ser muy elevado y supone una póliza con un coste inferior en comparación con la versión sin copago.
Suele servir para concienciar al asegurado para que realice un uso responsable del seguro. Esta versión del seguro es muy recomendable para aquellas personas que acuden al médico esporádicamente, por el contrario, la versión sin copago está indicada para aquellas personas que acuden con mayor frecuencia como pueden ser los mayores o los niños menores de 5 años.

¿Qué es un seguro con reembolso?
El seguro con reembolso permite el acceso a cualquier médico o centro aunque no esté en el cuadro médico contratado. El asegurado puede acudir al médico que elija, adelanta el pago de la consulta o del servicio y después solicita a la compañía que le realice el reembolso. Este servicio permite, además del reembolso, acceso a la cobertura completa del cuadro médico concertado. Aquellos que elijan un seguro con reembolso suelen contratar su seguro sin copago.

¿Tienes clara la diferencia entre copago y reembolso?
Por una parte, el copago es una aportación del cliente en el gasto que supone la consulta o servicio recibido.
Por otra parte, la modalidad de reembolso significa que podemos acudir al cuadro médico concertado sin coste, pero si acudimos a cualquier otro tendremos que adelantar el pago que nos será reembolsado por la compañía aseguradora cuando lo solicites.

¿Qué es el periodo de carencia?
Es un periodo determinado de tiempo que debes haber estado asegurado antes de solicitar ciertas pruebas o intervenciones médicas. Es común, por ejemplo, que a la atención especializada para embarazadas se le aplique algún tipo de carencia. Esto es que debes estar asegurada x meses antes de acceder a un seguimiento en caso de embarazo.

Ventajas del seguro médico

Las ventajas de un seguro médico son muchas y muy variables. Depende de dos circunstancias fundamentalmente. Por una parte, la cobertura que tengamos en nuestra póliza y, por otra parte, de las necesidades médicas que requiramos y aprovechemos. En todo caso, hay unos puntos que, en mayor o menor medida, nos beneficiaran.

Contribuye a la prevención de enfermedades

La atención es más inmediata tanto para las consultas como para pruebas o simplemente para resolver dudas.

Te aporta una tranquilidad extra. En España el sistema de Seguridad Social es uno de los sistemas médicos públicos que mejor funciona, pero el seguro privado no deja de ofrecer un plus de tranquilidad.

Además, la mayoría de seguros privados, ofrecen servicios adicionales que, aunque a veces no sean propiamente médicos sí están relacionados con la salud o el bienestar de las personas. Algunos ejemplos son psicoterapia, homeopatía, conservación de células madre de cordón umbilical, tratamientos de reproducción asistida, terapias para dejar de fumar, etc…

Consideraciones antes de contratar un seguro de hogar

Un seguro de hogar es el contrato que hace el propietario de una vivienda con una aseguradora tratando de cubrir los riesgos o daños materiales que pueda sufrir.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al mes de noviembre de 2014, los seguros de vivienda que cubren incidencias como incendios, inundaciones, daños en la instalación eléctrica o robos, entre otras contingencias, se encarecieron un 3,1 % en el último año, lo que supone 3,5 puntos por encima del IPC general (-0,4 %).

Además un seguro tiene que cubrir también los daños que el asegurado pueda causar a los bienes de otras personas desde su vivienda. Aquí es cuando entra en juego la garantía de responsabilidad civil. Es la que se encarga de cubrir al asegurado y a su familia de los posibles daños que puedan ocasionar a terceros.

Su objetivo es hacer responsable a la compañía del pago de las indemnizaciones a las que tendría que hacer frente el asegurado en caso de resultar civilmente responsable de daños causados en su vida privada y de manera accidental a terceros.

Las coberturas principales de un seguro de hogar

En las coberturas de un seguro de hogar se configuran en torno a dos conceptos: continente y contenido.

El continente: Se refiere a la vivienda en sí, su estructura física y sus dimensiones. Es decir, las paredes, puertas, armarios empotrados, el baño etc.

El contenido: En este caso se refiere a todo aquello que forma la vivienda, es decir, las posesiones del asegurado que se encuentran dentro de esas paredes de la vivienda. Por ejemplo: los muebles, los cuadros y electrodomésticos.

Otras coberturas que también se incluyen en la póliza de un seguro de hogar

Los principales daños que suelen cubrir los seguros Multirriesgo Hogar de casi la totalidad de las compañías son los que han sido ocasionados por:

Incendio, humo o explosión.

Daños por agua tales como los resultantes de filtraciones a través de tejados, azoteas, terrazas…; los ocasionados por fenómenos meteorológicos como la nieve o el granizo; los derivados de la rotura de una tubería; de dejarse un grifo abierto o de inundaciones.
Caída de un rayo.

Daños ocasionados por actos vandálicos o malintencionados.

Robo, expoliación y hurto de mobiliario, dinero en efectivo o joyas, entre otros bienes, por ejemplo, así como los daños ocasionados en la casa como consecuencia de estos delitos.
Atraco fuera del domicilio.

Cambio de cerraduras como consecuencia de un robo o hurto y reposición de llaves.
Indemnización por el uso fraudulento de tarjetas de crédito que hayan sido robadas o sustraídas en un atraco.

Daños ocasionados por la colisión de vehículos terrestres.

Daños eléctricos debidos a una subida de tensión e indemnización por daños en alimentos que se encontraban en frigoríficos o congeladores como consecuencia de la falta del suministro.

Rotura de espejos, cristales, aparatos sanitarios o placas vitrocerámicas, entre otros.
Teniendo en cuenta estas compensaciones, merece la pena pararnos a revisar bien el contrato del seguro de hogar. De esta forma se puede conseguir un ahorro de dinero, a pesar del disgusto que suponga un determinado percance. Un producto vinculado a las hipotecas que esté bien elegido y contratado puede evitarnos muchos dolores de cabeza.

Un seguro de hogar es el contrato que hace el propietario de una vivienda con una aseguradora tratando de cubrir los riesgos o daños materiales que pueda sufrir.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al mes de noviembre de 2014, los seguros de vivienda que cubren incidencias como incendios, inundaciones, daños en la instalación eléctrica o robos, entre otras contingencias, se encarecieron un 3,1 % en el último año, lo que supone 3,5 puntos por encima del IPC general (-0,4 %).

Además un seguro tiene que cubrir también los daños que el asegurado pueda causar a los bienes de otras personas desde su vivienda. Aquí es cuando entra en juego la garantía de responsabilidad civil. Es la que se encarga de cubrir al asegurado y a su familia de los posibles daños que puedan ocasionar a terceros.

Su objetivo es hacer responsable a la compañía del pago de las indemnizaciones a las que tendría que hacer frente el asegurado en caso de resultar civilmente responsable de daños causados en su vida privada y de manera accidental a terceros.

Las coberturas principales de un seguro de hogar

En las coberturas de un seguro de hogar se configuran en torno a dos conceptos: continente y contenido.

El continente: Se refiere a la vivienda en sí, su estructura física y sus dimensiones. Es decir, las paredes, puertas, armarios empotrados, el baño etc.

El contenido: En este caso se refiere a todo aquello que forma la vivienda, es decir, las posesiones del asegurado que se encuentran dentro de esas paredes de la vivienda. Por ejemplo: los muebles, los cuadros y electrodomésticos.

Otras coberturas que también se incluyen en la póliza de un seguro de hogar

Los principales daños que suelen cubrir los seguros Multirriesgo Hogar de casi la totalidad de las compañías son los que han sido ocasionados por:

Incendio, humo o explosión.

Daños por agua tales como los resultantes de filtraciones a través de tejados, azoteas, terrazas…; los ocasionados por fenómenos meteorológicos como la nieve o el granizo; los derivados de la rotura de una tubería; de dejarse un grifo abierto o de inundaciones.

Caída de un rayo.

Daños ocasionados por actos vandálicos o malintencionados.

Robo, expoliación y hurto de mobiliario, dinero en efectivo o joyas, entre otros bienes, por ejemplo, así como los daños ocasionados en la casa como consecuencia de estos delitos.

Atraco fuera del domicilio.

Cambio de cerraduras como consecuencia de un robo o hurto y reposición de llaves.
Indemnización por el uso fraudulento de tarjetas de crédito que hayan sido robadas o sustraídas en un atraco.

Daños ocasionados por la colisión de vehículos terrestres.
Daños eléctricos debidos a una subida de tensión e indemnización por daños en alimentos que se encontraban en frigoríficos o congeladores como consecuencia de la falta del suministro.

Rotura de espejos, cristales, aparatos sanitarios o placas vitrocerámicas, entre otros.
Teniendo en cuenta estas compensaciones, merece la pena pararnos a revisar bien el contrato del seguro de hogar. De esta forma se puede conseguir un ahorro de dinero, a pesar del disgusto que suponga un determinado percance. Un producto vinculado a las hipotecas que esté bien elegido y contratado puede evitarnos muchos dolores de cabeza.

¿Cómo debo valorar mi seguro de hogar?

Mi primera recomendación antes de contratar un seguro de hogar es: no dejes que nadie te diga lo que tienes en casa. Simplemente porque no tiene ni idea.

Agentes de seguros, bancos y algún corredor usan unas tablas en las que en función de los metros cuadrados asignan valores. Incluso hay aplicaciones de compañía que hablan de “valores recomendados”. No diré que anden muy mal encaminados en continente (edificio) pero en materia de contenido – lo que tienes dentro de casa – ¿qué saben ellos?

Si tu piso es igual de grande que el de tu vecino ¿tenéis las mismas cosas dentro de casa? ¿Verdad que no? Entonces ¿por qué aceptar un error impuesto por el “profesional”?

Mi segunda recomendación: toma una libreta y ve habitación por habitación, sala, cocina, baños… en cada habitación calcula lo que valen los muebles, cortinas, lámparas, ropa, zapatos, objetos de decoración, colchones, … Libros, discos, juegos, juguetes, ordenadores y otros aparatos, alfombras, comida, batería de cocina, menaje, productos de limpieza… ¡TODO!

Porque un incendio se lo lleva todo por delante y es importante que el seguro sea suficiente para restablecer tu calidad de vida. Sé que es un trabajo duro pero solo hay que hacerlo cada dos años y corregirlo si tienes alguna incorporación importante.

Ese es el valor a declarar.

Y no olvides trasteros y garajes. Algunas pólizas los incluyen y otras no así que presta atención a los detalles. Una casa es tu vida enterita así que vale la pena hacer las cosas bien ¿no?

Compártelo:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on StumbleUponShare on RedditFlattr the authorShare on VKShare on Yummly