Atendiendo al índice de confianza económica que elabora el instituto de investigaciones ZEW se observa que la confianza de los inversores alemanes ha caído a mínimos de hace cuatro años, registrando en julio un descenso de hasta 26 puntos para colocarse en los -6,8 puntos, la peor valoración que se tiene desde 2012.

Y es que, según señala el ZEW, el Brexit ha sido un acontecimiento inesperado por la gran mayoría de expertos del mercado financiero, y que se ha convertido en incertidumbre que condiciona la confianza de, en este caso, los inversores alemanes. Según afirma el presidente del ZEW las preocupaciones enfocadas a las perspectivas en cuanto a las exportaciones y la estabilidad lastrarán las proyecciones económicas.

Por otro lado, este índice también señala que se podría producir un empeoramiento de la valoración de las condiciones económicas de Alemania, pero las perspectivas menos optimistas se centran en la Unión Europea, con una caída de hasta 34,9 puntos.