El presidente del grupo Santander, Emilio Botín, anunció hoy en Sao Paulo que la entidad obtendrá un beneficio neto en Brasil de 18.800 millones de reales (más de 6.900 millones de euros) entre los ejercicios 2008 y 2010, una vez que las operaciones del recientemente adquirido Banco Real se integren con las de Banco Santander Brasil.

De este modo, Santander espera que Brasil aporte el 20% del beneficio del grupo. En concreto, Santander prevé ganar 4.800 millones de reales (1.776 millones de euros) en Brasil este año, 6.100 millones de reales (2.254 millones de euros) en 2009 y 7.900 millones de reales (2.920 millones de euros) en el ejercicio 2010.

Botín indicó durante la rueda de prensa de presentación del Plan Estratégico para Grupo Santander Brasil para el periodo 2008-2010 que el objetivo marcado es que la entidad sea “el banco número uno de Brasil”. “La operación Santander-Real tiene un encaje estratégico perfecto, ya que son dos bancos absolutamente complementarios”, dijo.

En los próximos dos años, la entidad realizará inversiones por valor de 2.560 millones de reales (950 millones de euros) y prevé aumentar sus ingresos y volumen de negocio en un 15%.

Además, en los próximos tres años el grupo espera lograr sinergias de costes por la integración de Banco Real superiores a las previstas inicialmente, por importe de 2.400 millones de reales (unos 850 millones de euros), un 22% de la base de costes, frente al 18% inicial.

Asimismo, Botín, que afirmó que Santander “será el mejor banco del país”, indicó que se estiman 300 millones de reales de sinergias de ingresos. “Será una experiencia única, porque ésta no es una integración de restructuración”, ya que no se va a reducir la fuerza comercial, sino que “se va a ampliar”, con la apertura de 400 nuevas oficinas.

El máximo responsable del banco cántabro indicó que “no se va a perder cuota de mercado, sino que se va a aumentar”, porque se trata de un proyecto de “crecimiento y expansión”.

Botín dijo que Brasil se merece un banco “fuerte, competitivo y eficiente, que invierta todos sus recursos y energía en crecer con el país”, y destacó que la entidad ya aporta el 20% del beneficio total del grupo.

“Santander Brasil tiene un gran futuro”, aseguró Botín, quien afirmó que el país latinoamericano es “prioritario” para el banco, porque “quien no está en Brasil no está en Suramérica”, una región en la que la entidad cántabra ha invertido en los últimos diez años 36.000 millones de dólares (unos 28.300 millones de euros).

Respecto la salud de la economía brasileña, dijo que “presenta la mejor situación macroeconómica en décadas”, y subrayó que el país “está preparado para afrontar un entorno internacional menos favorable”.

MOTOR DE CRECIMIENTO DEL GRUPO.

Por su parte, el consejero delegado de la entidad, Alfredo Sáenz, indicó que a lo largo de los próximos años muchos mercados maduros sufrirán un proceso de desapalancamiento, un escenario en el que los mercados emergentes se convierten en un “islote” de crecimiento. En este sentido, dijo que Brasil será en los próximos años el “motor de crecimiento” del grupo, porque el país representa “uno de los ejemplos de mercados emergentes bien preparados”.

Sáenz apuntó que la economía brasileña es “muy equilibrada” y cuenta con “sólidos” fundamentos, lo que le hace entrar en “un círculo virtuoso de crecimiento”.

El consejero delegado señaló que la integración de Banco Real será “modélica”, y mostró su confianza en que se hará “rápidamente”, con eficacia y calidad. “Estamos preparados para hacer una integración de libro”, añadió.

El responsable del grupo en Brasil, Fabio Barbosa, sseñaló que, tras la integración, el grupo Santander Brasil será uno de los tres principales bancos privados del país, con una cuota del 10% en depósitos y del 12% en créditos, así como más de 3.551 puntos de atención en las regiones más relevantes, con más de ocho millones de clientes activos.

“Nuestro objetivo es construir la marca más reconocida y atractiva de Brasil”, subrayó Barbosa, quien desgranó los planes del Santander-Real una vez desarrollada la integración, apuntando como objetivo aumentar “la eficiencia, la productividad y la capacidad de ventas”. “El banco tiene una estrategia de expansión, más que de contracción”, dijo.

Según anunció hoy la entidad, Brasil es una importante fuente de crecimiento para el grupo en los próximos años, ya que las operaciones en este mercado supondrán añadir un crecimiento acumulativo anual del 5% en el periodo 2008-2010. Además, el Santander está “bien posicionado” para seguir obteniendo mejores resultados que sus competidores en este mercado.

La entidad cántabra prevé “alcanzar e incluso superar” los objetivos que se marcó en la compra de Banco Real, inscrita en la adquisición conjunta de los activos de ABN Amro que realizó junto a Fortis y Royal Bank of Scotland.

Fuente| Cotizalia.com