Renta Vitalicia es un seguro para mayores de 60 años que transforma los ahorros en una renta mensual para toda la vida.

A partir de un capital, la Renta vitalicia asegura, de forma vitalicia y desde el primer momento, el cobro de una renta mensual.

Titulares

Puede contratarse a un titular o a dos. En caso de que la titularidad sea conjunta, la renta se abonará mientras uno de los dos titulares viva.

Tipo de aportación

Permite realizar aportaciones únicas desde sólo 601,01 euros.

La Renta vitalicia ofrece diferentes modalidades de contratación para que puedas elegir la que se ajuste a tus necesidades de tipo de interés y de liquidez.

  • Perfil inversor
  • Tipo de interés
  • Liquidez
  • Capital de fallecimiento

Interés
Según la modalidad elegida, se garantiza:

  • Un interés fijo vitalicio y, por lo tanto, una renta constante durante toda la vida.
  • Un interés variable, en el que se garantiza un tipo de interés referenciado a la Deuda Pública del periodo que se elija menos un punto.
  • Una vez finalizado el periodo de garantía de interés, se renovará por un nuevo período a un interés no inferior al de la Deuda Pública del plazo correspondiente menos un punto.

Liquidez
Si se ha contratado una modalidad con capital asegurado para el caso de fallecimiento, es posible optar por el rescate de la operación, según las condiciones pactadas en el momento de la contratación o renovación del interés. No obstante, perderías las ventajas fiscales que se obtienen de las rentas vitalicias

Fiscalidad

Te beneficiarás del mejor tratamiento fiscal, especialmente si tienes más de 60 años, ya que un porcentaje de la renta, que depende de la edad, no se considera rendimiento del capital mobiliario.

Si la operación se ha contratado a dos titulares, en caso de fallecimiento de uno de ellos, el otro titular debe tributar en el Impuesto sobre Sucesiones o Donaciones, y seguirá cobrando la totalidad de la renta, sin que se le aplique retención a la mitad de la renta.

10 razones para contratar este seguro

  1. Se obtiene una renta mensual vitalicia, con un inmejorable tratamiento fiscal.
  2. Te permite obtener un tipo de interés técnico fijo, o bien optar por un interés técnico variable, de modo que la renta mensual vitalicia sea acorde a la evolución de los mercados.
  3.  Aunque es un producto vitalicio, la garantía de interés es flexible.
  4. Se aplican unas retenciones muy bajas sobre las pensiones que se cobran
  5.  Además, si no haces o no tienes la obligación de realizar la declaración de la renta, el producto tiene un atractivo adicional, puesto que sólo se le aplica retención sobre un porcentaje de la renta.
  6. Puede contratarse a un titular o a dos titulares, y la renta se abonará mientras uno de los dos viva. El seguro de defunción se paga cuando fallece el último asegurado, excepto en la modalidad de capital cedido.
  7. En caso de fallecimiento de uno de los titulares, el cónyuge, los ascendientes y los descendientes del asegurado podrán aplicarse una reducción de hasta 9.195,49 euros1, cada uno de ellos, en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.
  8. Es un producto de diversificación, ya que permite asegurar, con una parte de los ahorros, una renta mensual vitalicia.
  9. Y, siempre que se haya contratado una modalidad con seguro para el caso de fallecimiento, puede disponerse del dinero según las condiciones pactadas en el momento de la contratación o renovación de la garantía de interés.
  10. Puedes preservar el capital invertido para los herederos o, si lo deseas, cobrar una renta mensual vitalicia de mayor importe.