La agencia de calificación de riesgos Standard&Poors (S&P) rebajó ayer la nota de Banco Popular, Ibercaja, Caja Madrid y Banco Sabadell, y empeoró la perspectiva (de estable a negativa) de Santander y BBVA. Su argumento es que la economía española se enfrenta a una recesión más prolongada y profunda de lo que había previsto hasta ahora, lo que aumenta las dificultades que tendrá que afrontar el sistema financiero.

La agencia estadounidense cree que los bancos y cajas españoles verán cómo sus activos se deterioran en los próximos dos años, mientras aumenta fuertemente la morosidad de los créditos. En todo caso, la entidad precisa que los perjuicios serán diferentes dependiendo del banco o caja. De hecho, destaca que muchas otras entidades financieras que no tienen calificación de S&P, la mayoría cajas, están sufriendo más duramente los efectos de la crisis.

Frente a ello, UBS situó a BBVA y Santander entre los “ganadores” de la crisis por sus elevadas provisiones y bajo endeudamiento de su balance.

Por otra parte, Banco Santander comunicó ayer que el 96,8% de los partícipes del fondo Santander Banif Inmobiliario han pedido el reembolso de sus inversiones, incluido el propio banco, que posee el 3,42% de las participaciones. La entidad presidida por Emilio Botín no devolverá la totalidad del dinero hasta dentro de dos años. Antes del 5 de mayo entregará el 10% y el resto, según vaya vendiendo sus activos. Previsiblemente, los partícipes recibirán la mayor parte de sus fondos bien entrado 2011, porque la entidad prevé realizar la mayoría de las ventas a partir del verano de 2010.

Fuente | publico.es