Bancos y cajas cuentan con tarjetas que pueden rebajar hasta en un 5% la factura de cada repostaje

A pesar de la bajada en el precio de crudo, son muchos los conductores que buscan bonificaciones o vías de financiación para a acceder al carburantes. Tanto profesionales que necesitan esta materia para desarrollar su actividad (especialmente autónomos y pequeños y medianos empresarios) como conductores particulares desean disminuir un costo que repercute en el presupuesto doméstico de cada mes, pero la respuesta de las entidades financieras ha sido muy dispar. Mientras que la línea de créditos para abastecer la demanda de los gremios profesionales que necesitan de esta energía para trabajar es claramente insuficiente, bancos y cajas de ahorros han elaborado para los particulares tarjetas que ofrecen la posibilidad de beneficiarse de descuentos de entre el 1% y el 5% cada vez que reposten.

El litro de gasolina se ha abaratado, situándose en 86 céntimos de euro, lo que supone el nivel más bajo desde que a finales de enero de 2005 marcara 85,2 céntimos, según datos del último boletín petrolero de la Unión Europea. En el caso del gasóleo, la horquilla de precios va de 0,76 a 0,88 euros. Pese a estas caídas en los precios, los profesionales que necesitan el crudo para realizar su trabajo acuden a vías alternativas de financiación, como la oferta de créditos concedidos:

  • Caja Duero ofrece el “Préstamo Gasóleo”, que contempla una doble modalidad en su prestación: por un lado el “Préstamo Convenio”, con un plazo de amortización de cinco años (incluido uno de carencia) por un importe máximo concedido por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación; por otro, el “Préstamo Complementario”, con el mismo plazo que el anterior, pero con un importe máximo consistente entre la diferencia entre el importe de la solicitud inicial y el concedido por el citado Ministerio.
  • Caixa del Penedés cuenta con el “Préstamo para agricultores”, cuya financiación está destinada para los gastos de carburante por parte de este sector profesional. Se paga en 12 meses, con abonos de intereses y capital al vencimiento. Su contratación, además, permite bonificaciones por la suscripción del “Agroseguro”, una póliza destinada a los intereses específicos de los agricultores.
  • Caja Burgos ofrece la “Tarjeta Gasóleo”, una tarjeta de débito para uso exclusivo como medio de pago de combustible, pero que necesita de una cuenta o libreta asociada para el cargo de las operaciones.

Descuentos a particulares

Los bancos y cajas de ahorro, en cambio, disponen de una amplia oferta de productos para obtener descuentos en las gasolineras, especialmente a través de tarjetas que pueden rebajar hasta en un 5% la factura de cada repostaje.

  • La tarjeta “F1″ de Banesto proporciona descuentos del 10% en carburantes, por un importe máximo de bonificaciones de 8 euros al mes. Además, por cada 5 euros de gasto se acumula un punto que puede ser canjeado por productos oficiales del catálogo exclusivo para esta entidad.
  • Cajastur permite aprovecharse de descuentos del 5% en gasolina a los titulares que contraten alguna de las tarjetas de la entidad asturiana y que cumplan con los requisitos solicitados.
  • BBVA ofrece a sus clientes la posibilidad de contratar una tarjeta entre una amplia gama de este medio de pago: “Visa Repsol Clásica”, “Visa Repsol Oro” o “Visa Repsol Platinum”. Se caracterizan porque en todas ellas se puede conseguir un descuento del 1% por las compras realizadas en los puntos de venta de determinados suministradores de crudo y, del 0,50% por las compras hechas en cualquier establecimiento comercial. Más ventajosa por su amplitud en el porcentaje es la “Tarjeta Visa Repsol Nova Oro”, que bonifica con un 2% todas las compras realizadas (el 1% si se hacen en establecimientos ajenos).
  • Ibercaja dispone de la “Tarjeta Ibercaja Solred”, dirigida a clientes de la entidad que realicen el pago de carburante y lubricante para su vehículo. Tiene otras ventajas adicionales, como poder abonar el peaje en las autopistas o el pago de reparaciones en determinados talleres. La otra opción es la “Tarjeta Solred Máxima”, para clientes que compren en los establecimientos de la cadena o utilicen los servicios de la estación como el lavado de automóviles.
  • Caja Madrid tiene la tarjeta “Devolución en Gasolina”, mediante la cual al repostar carburante o realizar compras en las tiendas de las estaciones, se obtiene entre un 3% o 4% de descuento, sin límite de importe.
  • La Caja de Ahorros del Mediterráneo ha diseñado la “Tarjeta de Crédito CAM”, que realiza promociones puntuales que permiten obtener un 3% de descuento.
  • Caja Murcia ha optado por referenciar este tipo de tarjetas a comercios asociados a un grupo empresarial de la región, y solamente es operativa en esta red de servicios.
  • La Caixa permite bonificaciones del 1% de descuento en todas las compras, con un máximo mensual por cliente de 200 euros.
  • El Banco Popular, a través de la “Tarjeta Solred Máxima”, realiza descuentos del 5% en todos los productos de tienda y servicios de la estación, y del 1% en carburantes.

HÁBITOS PARA EL AHORRO

Ahorrar combustible es posible no sólo a través de las tarjetas y productos de financiación bancaria, sino mediante unas sencillas pautas de mantenimiento que pueden suponer un menor consumo durante la conducción. Tres son los consejos básicos que pueden llevar a cabo todos los conductores, desde el más experimentado hasta los novatos que llevan la “L” en su automóvil:

  • Conducir sin alcanzar una excesiva velocidad, ya que el vehículo consume con mayor rapidez el carburante si va deprisa.
  • Mantener las ventanillas cerradas. Con las ventanas abiertas aumenta la resistencia aerodinámica del coche, lo que hace necesario utilizar más fuerza a la misma velocidad que con las ventanas cerradas.

Fuente | consumer.es