Es un crédito con garantía real de financiación de bienes inmuebles (oficinas y locales comerciales). El límite que puede concederse está en función de la valoración de la garantía.

Financiación en la adquisición o rehabilitación de un inmueble o una inversión a largo plazo.

Ventajas:

  • Financiación de importes elevados.
  • Tipos de interés más bajos que en préstamos personales.

Tipos de interés:

Tipos de interés muy competitivos (TAE muy ajustada, que recoge la operación en su globalidad). Puede referenciarse tanto al EURIBOR como al IRPH de las cajas. Históricamente es el más estable y representativo del mercado hipotecario. Posibilidad de asegurar una banda de tipo de interés, limitando el máximo y el mínimo. Variable o fijo, según la modalidad:

  • Tipo variable: el tipo de interés se revisa anual o semestralmente, de modo que la cuota mensual se ajusta cada año o semestre a las tendencias del mercado. El plazo del préstamo se mantiene siempre fijo y varía periódicamente sus cuotas mensuales.
  • Tipo fijo: el tipo de interés y las cuotas permanecen fijos a lo largo de la vida del préstamo. El plazo total es invariable.
  • Tipo mixto: los primeros años ofrece un tipo fijo y después, un tipo variable.

Comisiones:

  • Comisión de apertura: se cobra al formalizar la operación y se calcula sobre el límite del préstamo.
  • Comisión de estudio o cancelación: se cobra al formalizar la operación.
  • Comisión de amortización anticipada: se cobra sobre el importe del capital que se amortiza anticipadamente.
  • Comisión de subrogación: se cobra sobre el capital pendiente en el momento de la subrogación.

Gastos asociados:

  • Por verificación registral de la finca.
  • Por tasación del inmueble a hipotecar.
  • Aranceles del notario.
  • Por inscripción en el registro de la propiedad.
  • Impuestos sobre la compraventa.

Plazo:

Un máximo de 15 años, con un plazo máximo de carencia de 24 meses al inicio.