Es un crédito con la garantía real del saldo de productos constituidos en la entidad financiera.

Su objetivo es financiar las inversiones a corto/medio plazo sin necesidad de desinvertir ni perder las ventajas fiscales, como, por ejemplo, en los fondos de inversión.

Permite la movilización de fondos cautivos (depósitos a largo plazo, fondos de inversión…), cuyo rescate antes del plazo establecido puede suponer un perjuicio económico (fiscalidad, penalizaciones…).

En general, los productos pignorables son:

  • Depósitos de dinero, excepto cuentas corrientes.
  • Valores, excepto la deuda subordinada y la deuda pública con resguardo de ”la Caixa”.
  • Fondos de inversión.

El vencimiento de la operación no puede superar al de la garantía. Capital máximo que puede concederse:

Depósitos de dinero:

100% del saldo acreedor.

Valores:

  • 50% del valor efectivo de los títulos, si son de renta variable.
  • 75% del valor efectivo de los títulos, si son de renta fija.

Fondos:

  • Del 50% al 90% cuando se pignoren fondos de renta variable, mixtos o divisas.
  • 100% para el resto.

Tipos de interés:

Ofrece la posibilidad de que se referencie con relación al tipo de interés del producto aportado en garantía.

Gastos asociados:

  • Comisión de apertura: se cobra al formalizar la operación.
  • Comisión de estudio: se cobra al formalizar la operación.
  • Corretaje del fedatario público que interviene el contrato.

Plazo:

Máximo 5 años, para canon mensual, o 12 meses si se amortiza el día del vencimiento.