Banco Popular tiene en mente llevar a cabo una reducción de costes en vistas a ganar mayor eficiencia, y este objetivo pasaría en gran medida por recortar la cantidad de oficinas disponibles en su red y parte de la plantilla con medidas no traumáticas.

Este recorte en costes estaría muy en relación con los ajustes que la entidad financiera ha llevado a cabo en los últimos años para adaptarse de la mejor forma posible a la difícil situación en la que se encuentra el sector. La ampliación de capital que se llevó a cabo este mismo año reforzaría aún más la toma de esta decisión.

Entre los años 2001 y 2015, Banco Popular ha ejecutado recortes de un 23,5% de sus oficinas así como también un 17% de sus empleados. Las medidas adoptadas para estos últimos han pasado por prejubilaciones y bajas incentivadas.

La red de oficinas de Banco Popular cuenta con más de 1.900 oficinas, teniendo el mayor volumen en Andalucía, con hasta un 17,2% del total.