Cartera compuesta por renta variable entre 30% y 75%, invertido mayormente en valores negociados en las bolsas españolas. Renta fija (Deuda Pública y renta fija privada) de emisiones de alta calidad creditícia pertenecientes a la zona euro.