Invierte en renta variable hasta un máximo del 30% y fundamentalmente en valores nacionales. La cartera de renta fija está compuesta por emisiones públicas y privadas de países de la zona euro o de la OCDE denominadas en euros.