El porcentaje de renta variable oscilará entre el 30 y el 75% y mayoritariamente en valores de la bolsa española. La cartera de renta fija se compone de emisiones de la zona euro.