Este Plan de Pensiones invierte su patrimonio, entre un 30% y un máximo del 50%, en valores de renta variable, cotizados en mercados españoles y en otros países de la OCDE, el resto se invierte en renta fija y activos monetarios de reconocida solvencia y alta calificación crediticia.

Recomendado para quienes buscan diversificar su inversión entre la estabilidad de la renta fija pero sin renunciar a las oportunidades de rentabilidad que ofrece la renta variable a largo plazo.