Bancos y cajas bonifican los traspasos de carteras de valores, fondos de inversión o planes de pensiones a cambio de firmar un contrato de permanencia

En el amor y en la guerra todo vale. También en el mundo de las finanzas; más aún en épocas de crisis, cuando se debe aguzar el ingenio para hacer frente a la adversidad. Así, día a día, los bancos y cajas de ahorro luchan sin pudor por “captar” el ahorro que los usuarios tienen en otra entidad y conseguir que el dinero contante y sonante vaya a parar a sus arcas. Entre las argucias para conseguir la mayor cantidad posible de activo financiero se encuentra la de premiar al cliente que traspase sus carteras de valores, planes de pensiones o fondos de inversión desde otro banco. Sin embargo, detrás de este aparente premio no hay más que bonificaciones limitadas que, además, incluyen la obligación de permanecer durante un periodo determinado en el producto.

La necesidad de activo obliga a las entidades a llevar a cabo una estrategia que, en ocasiones, podría calificarse como agresiva, ya que incluso llaman directamente por teléfono a los posibles clientes para que se decanten por un cambio en su cartera. En principio puede considerarse como una ventaja aceptar esta fórmula, ya que se proporcionan bonificaciones únicamente por realizar el cambio de valores. Sin embargo, si el titular de un producto está satisfecho con la entidad que gestiona su patrimonio, el cambio de banco puede suponerle unas molestias innecesarias que no le compensarán ya que, por lo general, se trata de bonificaciones muy limitadas, que no sobrepasan el 3% de la inversión.

En las promociones se incluye tanto la permutación de acciones de la renta variable como de fondos de inversión y planes de pensiones, en función de la estrategia de cada banco o caja de ahorros. La mecánica es sencilla, pues es la propia entidad emisora de la oferta quien se encarga de realizar el traspaso desde el banco en donde se tengan depositados los valores o fondos, sin ningún costo para el propietario. Además, los requisitos para acceder a este tipo de ofertas no son demasiado exigentes: ser residente en España; en caso de tratarse de títulos de bolsa, que coticen en la renta variable española, y que lo hagan por un importe inferior al que marque la oferta.

Cambiar los títulos de renta variable

La forma más habitual para realizar este traspaso es a través de los títulos que cotizan en la renta variable, sin ningún costo económico para los titulares. La mayoría de entidades financieras se lo ofrecen a sus clientes, unas de forma permanente y, otras, a través de promociones delimitadas en el tiempo, que suelen durar entre tres y seis meses. Hay estrategias para todos los gustos y de todas las clases:

Openbank bonifica a sus clientes con hasta 600 euros por el mero hecho de mover la cartera de valores, regalando el 2% del valor nominal del resto de la cartera, con un mínimo de 12 euros por emisión o tipo de valor.

Bankinter se decanta por abonar la custodia de todo un año por el traslado de los valores. Esta promoción se aplica en exclusiva a los traspasos realizados vía internet o móvil, y para permutar los valores sólo hay que informar a la entidad de los títulos que quiere traspasar y en qué cuenta desea depositarlos. En un plazo máximo de 48 horas, estarán depositados en la cuenta de valores del cliente. Este tipo de traspaso está disponible para titulares residentes en España, y para títulos cotizados de renta variable nacional por importe inferior a 300.506,05 euros. Aunque lo más frecuente en este tipo de operaciones es ofrecer un tanto por ciento determinado, en torno al 2% sobre la cantidad traspasada o la realización de un determinado número de operaciones bursátiles sin aplicar ningún tipo de comisión, muy útil para los usuarios que operen en Bolsa con regularidad.

La bonificación de Uno-e, la filial de Internet del grupo BBVA, consiste en el abono de la cantidad en euros que resulte de calcular el 1% del importe de los valores que traspase a una cuenta de valores desde otra entidad. Es válida para clientes que no sean ni hayan sido titulares o cotitulares de una cuenta de valores. El importe máximo del regalo es de 500 euros por persona y cuenta de valores, mientras que el importe mínimo del traspaso es de 6.000 euros.

Ahorro Corporación Financiera ofrece en su promoción para los nuevos clientes la exención de pagar comisiones por la compra-venta de acciones en el Mercado Continuo que supongan hasta un máximo de 600 euros por dicho concepto, u 85 operaciones.

Fondos de inversión y planes de pensiones

Otra modalidad para realizar el traspaso de activos financieros es la referida a los fondos de inversión y planes de pensiones, más reciente respecto a su puesta en funcionamiento, pero que ha cobrado mucha fuerza ya que está siendo comercializada por gran número de entidades.

El Banco Popular proporciona a quienes traspasen los fondos de inversión una bonificación en efectivo de hasta el 1,25% del importe neto traspasado, dependiendo del fondo de destino del traspaso y sin límite de importe a bonificar.

Cajalon ofrece el 1% por el traspaso de fondos, aunque a condición de mantenerlo durante un año o, en caso de ser un FIAMM, 2 años.

La Caixa regala el 1% del importe que se traspase desde los fondos de inversión de otras entidades a una amplia gama de fondos de esta entidad. Por un importe mínimo de 3.000 euros y hasta un máximo de 1.200 euros, aunque para beneficiarse de las condiciones de la oferta hay que mantenerlo durante un año.

Citibank eleva el porcentaje hasta el 1,25%, sin límite de cantidad, aunque obliga a adquirir un compromiso de permanencia de dos años.

Unicaja ofrece como regalo una videocámara como alternativa al 1% por el traspaso de fondos de inversiones. Para tener derecho a esta promoción, el importe mínimo que se traspase debe ser de 20.000 euros.

SUSCRIPCIÓN DE DEPÓSITOS

En su afán por conseguir los ahorros de los usuarios, las entidades emplean todo tipo de métodos, algunos muy sofisticados como vincular el traspaso de la cartera de valores o de un plan de pensiones a la contratación de un depósito, con intereses por encima de los que ofrece la media.

Es el caso concreto de Bankinter, que posibilita esta alternativa tanto a los nuevos clientes como a quienes ya lo son, traspasando una cartera de valores superior a 40.000 euros o un plan de pensiones a la suscripción de un depósito a un año al 6% TAE, para importes de entre 3.000 y 150.000 euros, aunque en el caso de los clientes de la entidad, el importe deberá provenir del saldo. Esta campaña, además, es compatible con el “Plan Retorno”, con el que se abona un porcentaje de las aportaciones a planes de pensiones anuales.

Fuente | consumer.es