´La Vanguardia´ visita doce entidades financieras de la ciudad en busca de una hipoteca | Sólo tres aceptan estudiar la petición, que un año atrás se hubiese juzgado plenamente solvente

Los bancos han cerrado el grifo. Ellos mismos lo reconocen. Ya no se presta dinero para comprar viviendas con la ligereza con que se hacía hace unos meses. Las garantías que deben ofrecer los clientes, pero sobre todo el nivel de endeudamiento que se puede asumir, se miran ahora con lupa para evitar los temidos impagos. Los bancos no están interesados en captar patrimonio, quieren capital. Por si fuera poco, el Euribor ha subido a puntos estratosféricos y las cuotas mensuales son inasumibles para la mayoría de los trabajadores catalanes. Tampoco las ayudas anunciadas hace unos días por el Gobierno parecen haber llegado a las oficinas de cajas y bancos.

La Vanguardia ha visitado durante tres días diferentes entidades bancarias de Barcelona. El resultado evidencia que se ha cerrado el grifo. De doce solicitudes de préstamo hipotecario, nueve fueron rechazadas y sólo tres admitidas a estudio. Ninguna de ellas, sin embargo, ha pasado la criba de las respectivas comisiones de riegos, que siempre son más estrictas que los empleados general, muy predispuestos a echar una mano.

Una de las tendencias constatadas a lo largo de estas entrevistas en oficinas de bancos y cajas es que se aplican – sólo en las doce primeras cuotas- tipos de Euribor distintos: el mensual o el diario. A simple vista parece una cuestión nimia, pero influye directamente en el importe de las cuotas y en el nivel de endeudamiento del cliente. Sobre todo si el Euribor publicado en septiembre (el que tomaba este mes como referencia la mayoría de los bancos) se sitúa en el 5,38%, y el diario, como durante esta semana, supera el 4,40% (y que utilizaban sólo algunas entidades). Casi un punto por debajo. A este valor se ha de sumar el diferencial, que oscila entre el 0,45%, en el caso más barato, hasta el 1,50%, el más caro de todos los consultados.

Estas diferencias también se producen en los índices permitidos de endeudamiento de los clientes, aunque por norma general en la mayoría de los bancos no puede superar el 40% del salario si no quiere toparse con el “no” de sus respectivas comisiones de riesgos. Los más restrictivos sitúan esta frontera diez puntos por debajo. Es decir, la cuota mensual de la hipoteca no puede representar más del 30% del sueldo familiar. En lo que sí están de acuerdo todos es en otorgar sólo el 80% del valor de la vivienda. Atrás queda la financiación total del precio del piso. Ahora los problemas vienen de la mano de las tasaciones – obligatorias a la hora de contratar una hipoteca-, ya que pisos que hace un año tenían un valor elevado, en pocos meses han visto devaluado su precio.

En Catalunya, de enero a junio de este año, según los últimos datos facilitados por el Departament d´Habitatge, se concedieron 68.084 hipotecas. Un 32% menos de las que se firmaron en el mismo periodo del año pasado. La hipoteca media se situó en los 174.347 euros.

Fuente | Lavanguardia.es