Continúa la tensión entre Caja Madrid y la Comunidad de Madrid. El último capítulo de ese enfrentamiento es la adaptación de los estatutos de la caja a la nueva ley de 2008, que confiere más poder a Esperanza Aguirre, presidenta del Gobierno regional. El pasado 30 de enero de 2009, la entidad que preside Miguel Blesa envió a la Consejería de Economía el proyecto de adaptación a los estatutos. Este proyecto no fue votado por el Consejo de Administración de la caja, que no considera necesario ese trámite.

Este asunto, aparentemente formal y sin mayor trascendencia, ha provocado que la Comunidad envíe una carta a Blesa en la que le pide que se realice la citada votación porque lo considera un defecto de forma. El plazo es de cinco días y expira el próximo jueves. Fuentes de la entidad afirmaron que no habrá votación porque no creen que la normativa lo exija hasta que se reciban los estatutos reformados por la Comunidad, que sí deben votarse. El Gobierno regional podría tomar esta discrepancia como nuevo caballo de batalla jurídico, con lo que se dilatarían los recursos de los ayuntamientos contrarios a Aguirre, que son los que han perdido más peso en la asamblea de la caja.

Fuente | elpais.com