El alza del Euríbor hasta octubre y las ventajas fiscales explican el éxito de unos productos con una rentabilidad media del 4,50%

El deterioro de la renta variable y la crisis financiera internacional han condicionado el negocio de los fondos de inversión a lo largo de 2008, periodo en el que la mayoría de novedades han mostrado un comportamiento negativo. Aunque hay excepciones, como los fondepósitos, que cerrarán el ejercicio con cerca de 7.000 millones de euros y una rentabilidad próxima al 4,50%, según revela un informe de los analistas de AFI.

En 2005 entraron en vigor las modificaciones del reglamento de instituciones de inversión colectiva y se daba luz verde a los fondos para entrar en una serie de productos hasta entonces vedados entre los que se encontraban los depósitos. Desde entonces se han registrado en la CNMV más de una veintena de fondepósitos, aunque el verdadero boom ha llegado en 2008, año en el que se han lanzado casi la mitad de ellos, informa David Fernández.

Los fondepósitos son fondos que invierten la mayor parte de su cartera en depósitos bancarios a corto plazo. El resto se coloca en activos de renta fija o privada emitida en mercados autorizados. Con objeto de reducir el riesgo, la exposición a los activos de la entidad emisora no puede exceder el 20%.

El informe de AFI vincula esta evolución con la subida del Euríbor, provocada a su vez por el hecho de que la necesidad de financiación de las entidades ha provocado hasta octubre un “intenso repunte” de los tipos de interés” y, a su vez, por el aumento de la prima por riesgo de crédito interbancario. Como resultado, añaden los analistas, “todos los plazos del Euríbor llegaron a superar el 5,0%, una situación que fue aprovechada para el lanzamiento de Fondepósitos o para consolidar los ya comercializados”. Sin embargo, a medida que el precio del dinero descienda, esta categoría de fondos debería ir perdiendo atractivo.

Ventajas fiscales

Asimismo, también juega a su favor su carácter defensivo en tiempos de incertidumbre y el hecho de que, recurriendo al traspaso, se evitan las implicaciones fiscales que supone la venta de fondos con plusvalías para invertir en depósitos. Sin duda, añaden, lo que les ha convertido en “la principal alternativa de inversión en 2008″.

Por su parte, las entidades financieras han encontrado en los fondepósitos una fuente de financiación adicional con un menor impacto sobre el patrimonio de fondos de inversión bajo gestión a pesar de que sus reducidas comisiones (0,50% en media) afecta a la cuenta de.

Entre los ejemplos que recoge AFI, los expertos destacan el caso del Santander Depósitos Plus, un fondo global constituido el 11 de septiembre de 2001 como Santander Riesgo Abierto y que si a marzo de 2008 contaba con 354 millones de euros, cierra el año con más de 2.000 (es decir, uno de los fondos más grandes gestionados en España).

Fuente | elpais.com