Las vacaciones y los viajes internacionales disparan el uso de tarjetas de crédito y débido con capacidad de operación en el extranjero y sin gasto alguno de operación. Cada vez es menos habitual el dinero en efectivo y el cambio de divisas cuando se va a otro país, y el sector financiero percibe estos movimientos con un 3% de tarjetas más en el mercado que en el mismo período de hace cinco años. Hasta un 53% de las compras de los españoles este verano se abonan con tarjetas de crédito, un 33% con débito, según American Express.

Ocurre en todos los países, pero España es uno de los europeos que más crecimiento está registrando en este sentido, también debido a los cambios de tarificación por sacar dinero en cajeros, también del extranjero, que se ha impuesto recientemente. Solo tres bancos EVO, Imaginbank (La Caixa) y Mediolanum, permiten extraer efectivo en países de la zona Euro sin comisión y con sus tarjetas de crédito o débito, algunos de ellos con un número limitado de extracciones o para clientes jóvenes.

La tarjeta de crédito, además, supone varias ventajas de cara al ocio y los viajes que los consumidores están empezando a notar y marcan la elección de una u otra, pues la oferta es grande y es necesario comparar despacio. Seguros de viaje adheridos, pagos fraccionados, descuentos en transporte y hoteles o facilidades para el cambio de moneda son algunos de los aspectos que más importan al cliente de tarjeta de crédito, en verano de 2016 más de la mitad de españoles.