La morosidad del crédito alcanzó el 2,89%, más del triple

Las cajas de ahorros que operan en España ganaron 6.822 millones de euros entre enero y septiembre, lo que supone un retroceso interanual del 10 por ciento debido a las mayores provisiones dotadas este año, especialmente las voluntarias, ha informado la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).

Según estos datos, la morosidad del crédito alcanzó el 2,89 por ciento a cierre de septiembre, más del triple que el 0,80% registrado un año antes, para una cartera de 905.742 millones de euros en créditos a la clientela, que había aumentado el 7,7% respecto al mismo periodo de 2007.

Los recursos de la clientela, por su parte, sumaban 970.901 millones, el 5,9% más, una partida en la que destacaron los depósitos de los clientes, que se elevaron el 8,6% y alcanzaron los 766.399 millones.

Según una nota remitida por la CECA, las provisiones subestándar habían crecido el 2,5% hasta septiembre y habían alcanzado los 721 millones de euros, explican las cajas, que añaden que pese a haber retrocedido en comparación interanual, este resultado es “el segundo más alto” de la historia del sector, sólo por detrás del alcanzado un año antes.

Asimismo, el volumen de negocio de estas entidades había crecido el 10,6% al finalizar el noveno mes del año pese al “evidente deterioro económico”, añade la CECA, que explica que el balance se situó por encima de los 1,25 billones de euros.

Estos resultados, dice la CECA, coinciden con “el agravamiento de la crisis financiera mundial” y sus primeras secuelas en el crecimiento del PIB en las principales economías del mundo.

En cuanto a los principales márgenes de negocio, el de intermediación -diferencia entre ingresos por créditos y gastos por depósitos- se situó en 14.770 millones de euros tras crecer el 6,1%, a consecuencia, explica la CECA, del incremento del 38% registrado por los costes financieros, frente al aumento del 26% de los productos, debido, básicamente, “a la evolución de los tipos de interés”.

Sin embargo, en esta ocasión no han influido mucho en esta partida los dividendos procedentes de las empresas en las que participan las cajas, que también han visto empeorar sus resultados. Y esto ha sido determinante en el margen ordinario -que añade al anterior los ingresos por comisiones- creció, por su parte, el 7,9% hasta alcanzar los 23.277 millones de euros, por el “estancamiento” de las comisiones, que sólo crecieron el 0,2% en los nueve primeros meses de 2008 y alcanzaron los 3.995,9 millones.

Una vez restados los gastos -que crecieron el 8,6% y representaron 11.485 millones de euros-, el margen de explotación de las cajas se redujo a 12.915,4 millones, lo que representó un incremento del 6,1% en comparación con el registrado en septiembre de 2007.

Las pérdidas netas por deterioro de activos, concepto que incluye la mayoría de los antiguos “saneamientos e insolvencias” crecieron el 81,9% en comparación con las registradas hasta septiembre de 2007, un apartado que incluye las mencionadas dotaciones subestándar, que sumaron 721,3 millones. Las dotaciones netas a provisiones descendieron, por el contrario, un 50%, hasta los 329,8 millones de euros, dice la CECA.

Los fondos de inversión retrocedieron el 25%, “en consonancia con lo ocurrido en la mayoría de las entidades financieras de nuestro entorno”, pese a lo cual, las Cajas siguieron ganando terreno en este mercado, explica la CECA.

En cuanto a la liquidez, la del total del sector alcanzaba a cierre de septiembre los 42.800 millones de euros, cantidad que representaba el 2,60% de los activos totales, frente al 2,05% de un año antes.

Según la CECA, la agencia de calificación de riesgos Moodys ha mantenido los ratings de la CECA en sus niveles actuales con perspectiva “estable”, según el informe publicado ayer mismo, lo que significa que, a largo plazo, la calificación de la patronal de las cajas sigue siendo de “Aa2″, en tanto que a corto plazo, se mantienen en “P-1″ y en lo relativo a la fortaleza financiera sigue situada en “B-“.

Fuente | lavanguardia.es