Desde el Comité Federal del Mercado Abierto de la Reserva Federal de los Estados Unidos se ha acordado no llevar a cabo una subida en los tipos de interés hasta que no quede clara la situación económica global tras la decisión del pueblo del Reino Unido de abandonar la Unión Europea tomada el pasado día 23 de junio.

Esta es la interpretación que se extrae después de que la Fed se reuniera el pasado mes de junio y decidiera mantener los tipos de interés en un rango objetivo de entre el 0,25% y el 0,50% en el que está colocado desde el mes de diciembre del año pasado. El Brexit ya en aquel entonces era uno de los factores que condicionaban la decisión.

El documento extraído de esa reunión concluye que la mayoría de sus miembros estuvieron de acuerdo en mantener los tipos y adoptar una actitud prudente ante los acontecimientos que están por venir, sobre todo con vistas a endurecer la política monetaria del país.