Según informan desde EFE, el grupo financiero holandés ING obtuvo un beneficio neto consolidado de 2.552 millones de euros en el primer semestre del año, lo que representa un aumento del 20% con respecto al mismo periodo del año anterior.

El consejero delegado indicó que durante los primeros seis meses del año el banco sumó 650.000 nuevos clientes de banca minorista y en torno a 350.000 eligieron ING como su principal banco.

De esta forma, El resultado subyacente antes de impuestos sumó 3.195 millones de euros, lo que supone una disminución del 2,1%. El beneficio subyacente neto, por su parte, ascendió a 2.259 millones de euros, un 2% menos. Las ventas del grupo dirigido por Ralph Hamers ascendieron a 8.634 millones de euros entre enero y junio, un 1,5% más.

ING Direct, por su parte, la unidad de banca minorista del grupo en España, logró elevar su base de clientes el 7,2% en el primer semestre de 2016 y cuenta ya con 3,43 millones, de los cuales más de 43.000 los ha captado sólo en el último trimestre, según la entidad.