Ibercaja ha obtenido un beneficio neto de 72,3 millones de euros entre enero y junio de 2016, a pesar del contexto de tipos de interés en niveles mínimos, lo que supone un crecimiento interanual del 3,7%. Estos resultados, informa la entidad mediante nota de prensa, se han alcanzado gracias al dinamismo de la actividad con clientes, tanto en la vertiente crediticia con empresas y familias, como en la gestión del ahorro a través de productos fuera de balance (fondos de inversión, planes de pensiones y seguros de ahorro).

Otros datos ofrecidos por la entidad destacan que se ha intensificado su apuesta por el crecimiento en crédito, logrando formalizar 2.520 millones de euros en nuevas operaciones a lo largo del semestre, un 31,2% más que en el mismo período del año anterior.

Además, destacan que a pesar del marco de tipos de interés nulos (e incluso negativos) y la volatilidad en los mercados financieros, los recursos de clientes minoristas que gestiona la Entidad se han situado en 50.192 millones de euros, un 1% más que en junio de 2015, demostrando la consistencia del modelo comercial de Ibercaja.

La entidad también destaca que su ratio de solvencia CET 1 (Fully Loaded) se sitúa en el 10,28% a junio 2016, 54 puntos básicos más que al cierre de 2015. Los activos líquidos disponibles se sitúan en 9.750 millones de euros, un volumen equivalente al 17% del activo total de la Entidad, sin que además haya vencimientos de deuda mayorista significativos en el segundo semestre de 2016.