Fitch avisa que este año 2016 puede romper todos los récords relacionados con la bajada de ratings a diferentes países, y es que entre el bajo precio en el que se sitúan las materias primas y la incertidumbre existente acerca del abandono del Reino Unido de la Unión Europea, puede haber cambios importantes en la valoración del riesgo crediticio.

Hasta el momento, Fitch ha rebajado la calificación hasta un total de 15 países en el conjunto del año 2016, habiendo ahora hasta 22 estados que podrían estar en riesgo de que su nota también pudiera bajar. El máximo de rebajas producidas por Fitch en un año fue de 20 en 2011.

Por el momento, los países afectados por las rebajas ya confirmadas son Azerbaiyán, Surinam, Congo, Kazajistán, Mozambique, Arabia Saudí, Bahréin, Reino Unido, Finlandia, Brazil, Nigeria, Lesotho, San Marino y Sri Lanka. La mayoría de ellos son países muy dependientes de materias primas o con mercados emergentes.