La agencia de calificación Fitch ha revisado la calificación crediticia de CajaSur, asignándole un rating a largo plazo de BB+ desde el anterior BBB+; la misma calificación que otorgó a Caja Castilla-La Mancha el 19 de febrero, un mes antes de ser intervenida por el Banco de España.

La agencia explica la nueva valoración por “la desfavorable evolución de la economía española y el deterioro generalizado de las actividades productivas”.

La revisión se produce después de que se conocieran las informaciones que sitúan la morosidad de CajaSur en el nivel más alto del sistema financiero al cierre del pasado año. Además, la solvencia había caído hasta el nivel del 9,3%, acercándose peligrosamente al mínimo del 8% que se permite para seguir operando.

La caja cordobesa, ligada a la Iglesia Católica, cerró el pasado año con una morosidad en créditos del 6,43%, más alta incluso que la que reconoció Caja Castilla-La Mancha al final del ejercicio 2008, del 5%, si bien en los tres primeros meses de 2009 se disparó esta hasta rondar niveles del 15%.

La entidad salió al paso de la decisión de Fitch y resaltó que “había previsto ya este escenario”, por lo que sólo tendrá “un limitado impacto sobre la holgada situación de liquidez de la caja que será cubierto mediante las emisiones previstas durante 2009″.
Baja la nota de Popular

Fitch también ha revisado la calificación de Banco Popular, de ‘AA’ a ‘AA-‘. La agencia explica las razones de la rebaja “por la situación de la economía española y por la exposición del banco al sector de la construcción e inmobiliario”.

La Agencia subraya la gestión proactiva del banco, el nivel de capitalización y la capacidad de generación de ingresos como aspectos positivos. Asimismo subraya la fortaleza de su modelo, la presencia geográfica y la especialización en pequeñas y medianas empresas.

La entidad afirma que “la fuerte capacidad de generación de ingresos continúa y le permitirá al banco afrontar dotaciones sin afectar materialmente su capacidad de generación de capital”.

Por su parte, la agencia de calificación Fitch ha mantenido la calificación de CajaGranada a corto plazo en ‘F2′ aunque la calificación a largo plazo pasa de ‘A-‘ a ‘BBB+’, pero con perspectiva ‘estable’, informa Europa Press.

La agencia destaca las medidas adoptadas por la dirección de CajaGranada para afrontar el ajuste de la economía española “en el complicado contexto económico”. Sin embargo, valora aspectos negativos del contexto económico que pueden afectar a la caja como el desempleo y la demanda de refinanciación de las empresas inmobiliarias desde el primer semestre de 2008

Fuente | elmundo.es