El Gobierno sigue buscando medidas para paliar el impacto de la crisis en los parados. Ahora ultima un cambio en el reglamento de los planes y fondos de pensiones para facilitar que las personas sin trabajo puedan echar mano del capital que haya podido ahorrar, sin tener que esperar a la edad de jubilación.

Así, a partir de los seis meses sin trabajo, una persona podrá disponer del dinero depositado en su plan de pensiones. Además, la reforma que está preparando la Dirección General de Seguros departamento dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda contemplará que se pueda disponer del fondo de pensiones si quien se encuentra en paro es el cónyuge del partícipe, o un ascendiente o descendiente que forme parte de la unidad familiar.

Actualmente, la normativa permite exclusivamente al partícipe utilizar el dinero del plan en situaciones excepcionales, entendiendo por tales una enfermedad prolongada o una situación de desempleo que se prolongue más de doce meses. En 2007 (últimos datos oficiales conocidos), unos 5.840 partícipes en paro echaron mano de estos ahorros, por un importe global de 44,2 millones de euros, lo que resulta una media de 7.600 euros por persona. En aquel año, el total de partícipes era de 7,5 millones, con un capital acumulado en planes y fondos de 86.000 millones de euros en total.

Uno de cada tres

La crisis ha disparado las cifras del paro y amenaza con que las personas que pierdan su empleo tengan muchas dificultades para encontrar otra ocupación. Según los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) publicados hace una semana y correspondientes al cuarto trimestre de 2008, un tercio de los parados llevaba más de seis meses sin trabajo: en concreto, 1.183.500 personas de las 3.207.900 que no tenían trabajo. Un año antes, eran 671.600 los parados en dicha situación.

La modificación del reglamento de los planes de pensiones se analizará con el sector, los consumidores y los agentes sociales el próximo 9 de febrero en la Junta Consultiva de Seguros, que tiene que emitir un informe preceptivo.

Fuentes del sector mostraron su posición favorable a la reforma: “Todo lo que sea flexibilizar y que el partícipe vea que no se ha metido en un callejón sin salida, ayudará a que exista más seguridad sobre los planes de pensiones. Es bueno para el producto”, comentó un portavoz de Inverco, la asociación que agrupa a las gestoras de estos productos financieros y de los fondos de inversión.

Tramitación

La reforma no modificará los trámites para disponer del dinero, que ya son sencillos. El partícipe debe acudir a la entidad donde contrató el plan de pensiones con un certificado de los servicios públicos de empleo que acredite su situación legal de paro. Luego puede utilizar libremente el dinero, resacatando todo lo acumulado o poco a poco. Es aconsejable analizar el efecto fiscal del rescate del fondo (ver información adjunta). “Lo lógico, es que se utilice en forma de renta, en mensualidades, y se pagan menos impuestos”, según Luis del Amo, director del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF).

Esta medida es la segunda en favor de los parados, tras la moratoria en el pago de las hipotecas. Los trámites dentro de la propia Administración harán que todavía tarde entre tres y cuatro meses en llegar al BOE.

Fuente | Publico.es