Como se esperaba, los datos del segundo trimestre sobre el Producto Interior Bruto muestran una desaceleración que deja el crecimiento solo en el 0,7%, correspondiendo con las predicciones que manejaban el Banco de España y otros organismos. Esta confirmación ha venido dada por la Contabilidad Nacional Trimestral publicada por el Instituto Nacional de Estadística.

El crecimiento del 0,7% rompe con la tendencia de los últimos tres trimestres, donde la economía española experimentó un crecimiento del 0,8%. Con respecto al mismo periodo de tiempo durante el año pasado, la diferencia es más abultada aún, pues en aquel entonces el avance fue del 1%, el mayor desde que la economía española detuvo la recesión.

La tasa interanual también experimentó un descenso al caer hasta el 3,2%, dos décimas inferior a lo registrado en el anterior trimestre. Sin embargo, son ya hasta doce los trimestres en los que la economía española sigue creciendo.