El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), el fondo de rescate que pagamos todos los contribuyentes, perdió en el año 2015 un total de 1.523 millones de euros, y no 1.293 millones como se había dicho en junio. Este error, según justifica el mismo organismo, viene de la valoración de BFA, la matriz de Bankia, equivocada, lo que supone un aumento de pérdida de 230 millones más.

El error parte de un cálculo mal hecho por BFA. Esta matriz anotó en sus cuentas que esta participada había sufrido un deterioro por un valor de más de 763 millones de euros, cuando en realidad era de 993 millones. La corrección obliga a elevar en 230 millones las pérdidas, a reducir el activo total a 19.557 millones de euros y a dejar los fondos propios en tan solo 77 millones de euros.

Esta rectificación de la cifra aparecía en un pequeño y escondido comunicado en la página web, donde se decía que el Fondo había asumido unos rescate un 50% mayores que en el anterior año, porcentaje que en realidad debería haberse subido al 76% dada la nueva cifra