El Fondo Monetario Internacional ha recortado a la baja las previsiones económicas con respecto a la Zona Euro tras la salida del Reino Unido del conjunto de la Unión Europea en el denominado Brexit. Tanto el presente año 2016, como los siguientes 2017 y 2018 han sido revisados a la baja por dicho organismo.

En concreto, el Fondo Monetario Internacional ha previsto que para el presente año el crecimiento sea del 1,4%, para 2017 del 1,4% y para el siguiente 2018 del 1,6%, en lugar del 1,7% que se había augurado para cada uno de los tres años antes de que se llevara a cabo el referéndum por el Brexit.

Todo esto ocurre principalmente por la detección de un aumento significativo de los riesgos políticos, en concreto de la incertidumbre que se desprende de las nuevas relaciones político-económicas entre el Reino Unido y el resto de países que componen la Unión Europea.