El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha elevado hasta 4, 1 billones de dólares (algo más de 3 billones de euros) la factura de la crisis financiera en relación con el deterioro de los activos originados en las economías desarrolladas, y advirtió de que alrededor de dos tercios de estas depreciaciones serán soportadas por los bancos.

El consejero financiero y director de mercados monetarios y de capital del FMI, el español José Viñals, indicó en la presentación del informe de estabilidad financiera global del Fondo, que la institución internacional “ha elevado su estimación de depreciaciones relacionadas con activos originados en EEUU hasta 2,7 billones de dólares (algo más de 2 billones de euros), frente a los 2,2 billones de dólares (1,7 billones de euros) pronosticados en el informe de enero”.

En concreto, Viñals reconoció que, de estas cantidades, hasta la fecha los bancos sólo habían reconocido entre 2007 y 2008 alrededor de una tercera parte y advirtió de que “dos tercios de estas depreciaciones son potenciales en 2009 y 2010″.

No obstante, el directivo del FMI apuntó que las estimaciones de amortizaciones estaban condicionadas por la evolución de la economía, por lo que señaló que “si la economía se recupera o se comporta mejor de lo pronosticado las amortizaciones serán menores”.

Fuente | ABC.es