Dos meses después de haber sufrido los efectos de la quiebra del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers, los administradores de fortunas de Europa vuelven a temblar por el gigantesco fraude del gestor de fondos neoyorquino Bernard Madoff.

Según las estimaciones preliminares oficiosas, los “bancos privados” europeos -expertos en administración de fortunas- y los inversores especializados en las inversiones de riesgo como los fondos especulativos (‘hedge funds’) podrían tener “expuestos” miles de millones de dólares en este escándalo.

La compañía de inversión de este célebre corredor de Bolsa de Wall Street, que confesó un fraude “piramidal” de 50.000 millones de dólares, atraía a la “aristocracia financiera mundial”, recalca el diario español El País. Entre los clientes de la Bernard L. Madoff Investment Securities LLC figuran grandes bancos internacionales, los más discretos “bancos privados” y las confidenciales “family offices”, unas compañías encargadas de administrar el patrimonio de una familia rica.

Los banqueros suizos, tradicionales expertos en administración de fortunas, podrían perder hasta 5.000 millones de dólares, según el diario helvético Le Temps.

Un país con menos tradición financiera como España también se podría ver afectado. El Banco de España decidió abrir una investigación para determinar el grado de implicación de las entidades españolas, según el diario El Mundo.

Por el momento no se han hecho declaraciones oficiales sobre este caso en la plaza bursátil madrileña, con la excepción del número dos bancario, BBVA, que asegura no haber comercializado “productos Madoff”.

Según varios medios de comunicación locales, Optimal, un fondo del Santander, comercializó más de 3.000 millones de dólares de “fondos Madoff”. Santander, número uno español de las finanzas y uno de los primeros bancos europeos, se abstuvo de hacer comentarios al respecto.

Otra entidad española, el gestor de fortunas M&B Capital Advisor, dirigido por el hijo de Emilio Botín, presidente del Santander, podría tener una exposición de cientos de millones de dólares.

Si se confirmaran estas cifras, este fraude tendría en España más impacto que la quiebra de Lehman Brothers, en la que los inversores españoles tenían expuestos entre 1.300 y 2.600 millones de euros.

En Londres, una personalidad de La City, Nicola Horlick, presidenta de la compañía de gestión Bramdean Alternatives, cliente de Bernard Madoff, denunció el “fallo sistémico” de las autoridades de regulación estadounidenses.

Fuente | AFP