La situación aún no es grave, pero por si acaso. El Banco de España anunció ayer que, a partir de ahora, se podrá utilizar una parte de las provisiones genéricas que hasta ahora estaban retenidas en los balances de las entidades. Estas provisiones se hicieron cuando bancos y cajas ganaban mucho dinero y acumularon 35.000 millones de euros.

Ahora que crece la morosidad, el supervisor permitirá utilizar más provisiones que antes, aunque no se podrán agotar hasta dejar la hucha a cero. Tras la revisión de la Circular Contable el remanente que queda será así mucho más pequeño al poderse utilizar más dinero de esas provisiones.

¿Cuánto dinero se liberará? Es difícil cuantificarlo porque depende de cada entidad en función de una fórmula matemática. De cualquier modo, no se podrá utilizar de golpe, sino poco a poco, en función de la necesidad. La filosofía del Banco de España es que las provisiones genéricas están para usarlas en los momentos malos, como éste, por lo que es normal que se den facilidades.

Pero hay más novedades en el documento hecho público ayer. Las modificaciones de la nueva Circular Contable aprobada también recoge la adaptación a los reglamentos comunitarios aprobados desde 2005. Asimismo, el Banco de España ha ampliado los requisitos que deberán cumplir las entidades financieras en cuanto a la información que suministren respecto a la gestión de capital y de los riesgos de los instrumentos financieros.

El documento pide una mayor consistencia en el tratamiento de las distintas tipologías de garantías financieras y las posibilidades abiertas por los reglamentos comunitarios para las carteras de instrumentos financieros. Por otra parte, se sistematiza la información referida a la actividad con préstamos hipotecarios de las entidades, que se traducirá en un nuevo estado contable que estandariza este flujo de información.

Fuente | elpais.com