El origen de la sanción data de 1996, año en el que Cofidis comenzó a comercializar un seguro de protección de deuda que asegura la capacidad de devolución de un crédito al consumo en situaciones inesperadas para el cliente (paro, invalidez y fallecimiento). El problema de esta comercialización deriva de la fórmula de su contratación. Según la norma del Banco de España el cliente que suscriba este producto debe hacer explícita a través de la formalización en papel o a través de una conversación telefónica grabada y auditada la contratación de este tipo de seguros, y las entidades de crédito tienen la obligación de conservar en soporte duradero los justificantes de la formalización de la póliza por parte de los consumidores.

Cofidis, sin embargo, ha incumplido esta norma al no tener datos fehacientes de la constitución de estos seguros, razón por la que ha sido multada y obligada a modificar la contratación de estos seguros que son totalmente voluntarios.

La financiera asegura que nada más tener conocimiento de los criterios del Banco de España que motivaron la multa, puso en marcha las nuevas suscripciones de seguro realizadas telefónicamente con grabación y validación a posteriori como requisito previo para su contratación. Lo que comenzó a hacer en julio de 2009.

Además explica que ha obtenido la confirmación telefónica o por escrito de todos los contratos de seguros suscritos con anterioridad a 2009. La respuesta de los clientes, afirma, ha sido positiva, ya que el 97,6% dieron su consentimiento a modificar el contrato. Y solo el 2,37% de los clientes, 3.085 decidieron tramitar la baja del seguro y 196 interpusieron reclamaciones, que han sido tratadas y resueltas en los términos solicitados por los clientes, explica un portavoz de Cofidis.

Cofidis es pionero en el crédito a distancia. Sus principales accionistas son Credit Mutuel, uno de los principales grupos financieros franceses y socio en España de Banco Popular y 3 Suisses International, especialista en la venta a distancia. Está especializado en la concesión de créditos rápidos por importe medio entre 600 euros y 3.000 euros.