El director del Servicio de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, considera que el ritmo de concesión de créditos crecerá por debajo del PIB nominal, si bien aseguró no poder determinar el diferencial que presentará ni el tiempo que durará esta tendencia.

“Pese al ajuste, actualmente el crédito aún es superior al ritmo de crecimiento económico, algo que cambiará”, indicó Malo de Molina, que no obstante consideró este hecho “normal en una fase de cambio de ciclo y contención del crédito”, según indicó en su intervención en una jornada sobre coyuntura inmobiliaria organizada por la patronal de promotores Asprima.

En cuanto a la coyuntura económica, el directivo del antiguo banco emisor constató que el ajuste de la economía española se ha “complicado enormemente” con la coincidencia con la crisis financiera e internacional. Según avanzó, los “indicadores del cuarto trimestre apuntan a que la contracción del tercero se mantienen e incluso se intensifican”.

Ante esta situación, considera que uno de los principales retos es garantizar que, en el momento en que se restablezcan las condiciones del mercado, las entidades financieras faciliten crédito a familias y empresas.

En este sentido, apuntó que en el actual endurecimiento del crédito pesan las perspectivas de la economía general y de los distintos sectores en particular que tienen las entidades, además de sus propios recursos.

Además, reclamó planes de ayuda “para evitar fuertes caídas de la demanda” y medidas estructurales, fundamentalmente en el mercado de trabajo y en sectores “poco liberalizados”, para que la economía española “salga con relativa fortaleza de la crisis”.

Por el momento, Malo de Molina constató que las actuales condiciones de financiación afectan a la economía en todas las dimensiones, pero sobre todo al sector inmobiliario.

Excesos inmobiliarios

Respecto a este negocio, el director general del Servicio de Estudios del Banco de España considera que “parte” del problema que actualmente atraviesa el sector inmobiliario es que mantuvo los “excesos” de años anteriores “durante demasiado tiempo”.

Malo de Molina recordó que el Banco de España ya advirtió en septiembre de 2003 de que la vivienda estaba sobrevalorada y que de que cuando más se siguiera aumentando esa sobrevaloración “más abrupto sería el ajuste”, tal como finalmente ha sucedido.

No obstante, el directivo del antiguo instituto emisor considera preciso procurar que dicho ajuste “innecesario e inevitable” se lleve a cabo, “en la medida de lo posible”, con el menor impacto posible en la economía y no lleve a un parón total de actividad, dado que la economía española demanda una media de unas 350.000 viviendas anuales.

Ante este escenario, el representante del Banco de España rechazó que el Fondo de Adquisición de Activos Financieros creado por el Gobierno se extienda para comprar pisos del ‘stock’ de 600.000 que están actualmente por vender.

Para Malo de Molina, este fondo “no está para rescatar a tal o cual sector que quiera vender sus excesos de producción al Gobierno”. En su opinión, la solución al ‘stock’ pasa por canalizar estas viviendas al mercado del alquiler.

Fuente | cotizalia.com