La institución augura que la crisis obligará al sector a aumentar sus provisiones y reclama un esfuerzo para aumentar la eficencia de los costes

El Banco de España ha advertido hoy al sector bancario de la importancia de que “intensifiquen sus esfuerzos” para aumentar la eficiencia en costes y ha afirmado que las medidas adoptadas por los gobiernos deben ser aplicadas “de un modo transparente”. Además, avisa de que el aumento de la morosidad obligará a los bancos a hacer más provisiones específicas para cubrir los impagos.

Según el Informe de Estabilidad Financiera hecho público hoy por el Banco de España, la crisis financiera internacional que han tenido que afrontar las entidades de depósito españolas ha sido la más compleja de las últimas décadas, por lo que a pesar de la sólida posición de la que partían los bancos y cajas españoles, se enfrentan ahora a importantes retos.

La autoridad monetaria española ha subrayado que la morosidad “ha repuntado con intensidad” y ha augurado que en los próximos trimestres la ratio de morosidad seguirá incrementándose, lo que afectará a las cuentas de resultados de las entidades bancarias, que se verán obligadas a aumentar las provisiones específicas para cubrir los impagos. Por otra parte, los ratios de cobertura de los activos dudosos de la banca española se aproximará al de los registrados en otros sistemas bancarios.

Sin embargo, el Banco de España ha señalado que el hecho de que los bancos y cajas españoles mantengan una estructura de vencimientos concentrada mayoritariamente en el medio y largo plazo, unido al aumento de la capacidad de captación de depósitos, debería contribuir a facilitar el aumento de depósitos y contribuir a aliviar las tensiones de financiación que puedan existir.

Respecto a las medidas coordinadas que los principales gobiernos europeos y el estadounidense han puesto en marcha para devolver la confianza a los mercados financieros, el Banco de España ha dicho que éstas “deben ser aplicadas por los diferentes gobiernos de un modo transparente y respetuoso con el mantenimiento del terreno de juego competitivo”, para evitar “efectos perversos no deseados”.

Fuente | elpais.com