Depósito de plazo fijo a 25 ó 36 meses, con rentabilidad fija asegurada en función del plazo contratado y del importe de la inversión, con liquidación de intereses al vencimiento.

Podrá realizar reembolsos anticipados tanto totales como parciales, siempre y cuando mantenga el saldo mínimo exigido para la apertura del depósito.