Cuenta corriente que tiene la posibilidad de contar con un límite de crédito asociado. En caso de que usted necesite financiación, se convierte automáticamente en una cuenta de crédito. Una vez la cuenta de crédito ha sido saldada, se vuelve a convertir en cuenta corriente.

Permite obtener un rendimiento ligado diariamente a tipos de mercado y disponer de una línea de financiación. Carece de franquicia.

Pueden ser titulares las personas físicas o jurídicas, residentes en España.

0 comisiones 0 condiciones

Sin cobro de comisiones de mantenimiento, administración, transferencias internas, transferencias externas e ingreso de cheques, para clientes particulares. Si actúa como cuenta de crédito tendrá las comisiones de esta.