Si necesitas financiar el activo circulante de tu empresa, con la Cuenta de Crédito de Bankia puedes disponer del dinero que desees en el momento y al mínimo coste.

El crédito permite disponer de las cantidades necesarias de manera gradual, de esta forma, sólo pagas intereses por la cantidad requerida en función del tiempo de disposición.

Es, por tanto, la forma más sencilla de financiación a corto plazo (hasta 1 año). Idóneo para las necesidades de financiación concretas que originan los ciclos de una empresa.

Ventajas

  • Poder disponer del capital según las necesidades de la empresa, ya que cuenta con una línea de financiación permanente.
  • La tranquilidad de saber que, ante una necesidad financiera de la empresa, se puede disponer del dinero en el momento.

Con la Cuenta de Crédito de Bankia puedes financiar diferentes conceptos de su circulante.

  • Desfases de liquidez: disparidad entre plazos de cobro y pago.
  • Adquisición o reparación de vehículos y otros elementos de transporte.
  • Inversión en activos financieros: valores mobiliarios, fianzas, depósitos e inversiones afines.
  • Inversión en existencias y aprovisionamientos diversos.
  • Campañas agrícolas.
  • Campañas de lanzamiento de productos, publicidad y similares.
  • Pagos a la Hacienda Pública, Seguridad Social u otras entidades oficiales.
  • Adquisición de valores mobiliarios.
  • Pago de impuestos de IRPF y patrimonio.
  • Pago de otros impuestos.
  • Préstamo puente con condiciones excepcionales.
  • Anticipo de devolución de IRPF.
  • Otras finalidades de carácter empresarial.

Plazo de amortización: hasta 12 meses renovables.