La rentabilidad por los ahorros podría bajar si se abarata más el dinero

Si quiere disfrutar de los altos tipos de interés que se pagan hoy en día por los depósitos, corra a su banco. Quizá mañana sea demasiado tarde.

Si quiere disfrutar de los altos tipos de interés que se pagan hoy en día por los depósitos, corra a su banco. Quizá mañana sea demasiado tarde.

Las dos bajadas de tipos de interés realizadas en menos de un mes por el Banco Central Europeo (BCE) acabarán provocando que las hoy atractivas ofertas no lo sean tanto en unas semanas.

Los bancos y cajas de ahorros están para ganar dinero. Las entidades consiguen recursos en el mercado interbancario. Deben rentabilizarlos cobrando más por los préstamos de lo que pagan por los depósitos. Esa diferencia es lo que conforma el margen de intermediación, una de las bases del negocio bancario.

En los últimos tiempos la remuneración de los depósitos ha alcanzado las cotas más altas desde el inicio de la década. La causa de este incremento es doble: por un lado, la falta de liquidez obligaba a las entidades a captar recursos casi a cualquier precio; por otro, el repunte del Euribor les daba más margen para pagar por el ahorro de sus clientes.

Conviene recordar que en al año 2003, con el Euribor ligeramente por encima del 2%, su nivel más bajo de la historia, la banca pagaba por los nuevos depósitos a plazo de sus clientes un 1,9% de media.

Entonces, como la perspectiva era que el precio del dinero subiera, los bancos pagaban más por los depósitos a medio y largo plazo que por los de vencimiento más inmediato.

Ahora, sin embargo, sucede justo lo contrario. En septiembre, último mes del que hay datos disponibles, la banca remuneraba los depósitos a plazo a una media del 4,8%, pero los de duración superior a dos años apenas al 2,8%. ¿Por qué? Porque las entidades financieras prevén que en unos meses el Euribor esté a un nivel inferior.

Días atrás, el máximo directivo de una de las entidades bancarias que más paga por los depósitos lanzaba el siguiente mensaje: «El que quiera obtener una alta rentabilidad que venga ya. Quizá mañana le paguemos menos por su dinero».

Hoy todavía es posible encontrar entidades que pagan un 10% por depósitos a un mes; un 8% por el ahorro a tres meses, o un 6,1% hasta el 31 de marzo. Son rentabilidades muy superiores a la inflación y que evitan el riesgo de los volátiles mercados financieros.

En la remuneración del ahorro las cajas son algo más generosas que los bancos. Hay quien lo atribuye a sus problemas de liquidez, pero, sea por lo que sea, la rentabilidad que se puede obtener es superior.

Fuente | elmundo.es