Si los tipos de interés están más altos que los pactados para el depósito, la entidad penaliza el importe que se debe percibir

Con la Navidad a la vuelta de la esquina, y en un año catastrófico para la economía, muchas familias necesitan liquidez para celebrarlas lo mejor posible, además de poder hacer frente a imprevistos cotidianos. Algunos ahorradores que tenían colocado su dinero en un depósito se plantean la posibilidad de anularlo. Pero, ¿pueden perder los intereses si lo cancelan anticipadamente? El coste de la cancelación varía en función de la situación de los tipos de interés en el mercado en el momento de solicitarla. En caso de cancelación anticipada, el tipo de interés aplicable será un fijo de entre el 3% y 4% nominal anual por los días que haya estado contratado. Si los tipos de interés estuvieran más bajos respecto a los contratados en su depósito, la cancelación no le supondría ningún coste, pero si estuvieran más altos que los pactados, la entidad penalizaría el importe a percibir en función de la diferencia entre el tipo de interés de su depósito y el tipo de interés vigente en el mercado.

Cuando se cancela una imposición a plazo fijo se aplican las siguientes comisiones de cancelación: 25 euros hasta 10.000 euros de capital, y 50 euros para importes superiores a 10.000 euros de capital. También es conveniente conocer que si la operación se realiza antes de las 21:00 horas, el dinero será abonado el siguiente día hábil de la fecha de cancelación en la cuenta corriente asociada al depósito. Este plazo es válido sólo si tramita en la misma divisa.

El sistema de fijación de tipos de interés en función del año de cancelación es el siguiente: en caso de cancelación anticipada de la imposición a plazo, los intereses correspondientes al periodo de interés que se encuentre en curso en el momento de la cancelación anticipada se liquidarán en el momento de dicha cancelación, calculados al tipo de interés nominal anual que corresponda al periodo de interés inmediato anterior. Cuando la cancelación anticipada se produzca estando en curso el primer periodo del interés, el tipo nominal anual aplicable a estos efectos será del 1,5%.

Los depósitos cuyas condiciones mejoran mensualmente, premiando la permanencia en ellos, permiten su reembolso anticipado en cualquier momento. Éste se puede solicitar mediante la opción de cancelación anticipada, que contempla las siguientes modalidades:

  • Solicitarla dentro de los dos días hábiles anteriores a la fecha de liquidación de intereses: no tiene ninguna penalización sobre los intereses que se perciban.
  • Solicitarla en la modalidad de “cancelación diferida”: la cancelación se produce coincidiendo con el próximo pago de intereses y, por tanto, tampoco tiene penalización.
  • Solicitarla en cualquier otro momento: la cancelación se produce al día siguiente hábil a la fecha de liquidación, y puede estar penalizada en función de la situación de los tipos de interés.

Cancelaciones en depósitos estructurados

En los depósitos estructurados o referenciados, que necesitan un periodo de permanencia determinado (un mes, dos meses, un año…) para obtener la rentabilidad anunciada, su rescisión puede anular todos los tipos de interés. No es posible realizar cancelaciones parciales, y sólo se pueden hacer por la totalidad del importe. El abono en cuenta se hará tres días hábiles después del día de la cancelación. Si el depósito se cancela anticipadamente por decisión del cliente, el banco o caja de ahorros liquidará su posición a precios de mercado, y hay que tener en cuenta que la liquidación generada puede ocasionar tanto beneficios como pérdidas (en este último caso, el capital a recibir sería inferior al 100% del capital invertido).

Desde el Banco de España recomiendan a los clientes que contraten este tipo de depósitos tener en cuenta que, aunque la entidad se comprometa a devolver al vencimiento la totalidad del importe invertido, es importante valorar con detalle las circunstancias que pueden influir en la rentabilidad del producto. Como suelen ser depósitos a un plazo mayor que los tradicionales, es aconsejable leer las condiciones que conlleva su contratación para comprobar si puede cancelarse anticipadamente y, de ser así, cuál es la comisión por dicha cancelación. De hecho, muchos estructurados no permiten la cancelación anticipada o, si lo hacen, el importe es tan elevado que resta rentabilidad a esta operación bancaria.

LA LIQUIDACIÓN DE INTERESES EN DEPÓSITOS CANCELADOS

El cálculo de la liquidación de intereses netos se hará siempre que esta operación se realice al vencimiento del depósito, ya descontada la retención fiscal del 18% (con la excepción de los residentes en Navarra, donde se aplica el tipo de retención del 15%).

En aquellos casos en que se produzca una cancelación anticipada ocurrirá lo mismo, es decir, se ingresarán a cuenta del titular los intereses generados hasta la fecha, bien con la rentabilidad correspondiente hasta el momento de cancelación o si tuviera algún tipo de penalización por no cumplir el plazo. Y en los depósitos estructurados o referenciados, en los que la rentabilidad está vinculada al cumplimiento de alguna premisa, de igual forma se anotará al vencimiento, siempre y cuando se cumplan los requisitos anunciados.

Fuente | consumer.es