La caja de ahorros Cajasol obtuvo al cierre del tercer trimestre de este año un resultado consolidado atribuido al grupo de 150 millones de euros, lo que supone una disminución del 1,8% respecto al mismo periodo del año anterior, como consecuencia de la “fuerte política de dotaciones y provisiones llevada a cabo, junto a la gestión muy prudente que está ejerciendo la entidad”, según indicó la entidad en una nota, donde destacó que la caja “se posiciona y consolida como una de las entidades con más solvencia de España, entre las cinco primeras entidades, con un ratio del 13,4%”.

Cajasol consideró estos resultados “muy satisfactorios, siendo conscientes del complejo escenario económico y de las dificultades que está viviendo el sector financiero en su conjunto, ya que se vuelve a observar la buena evolución del negocio financiero tradicional, como así lo demuestran los datos”. También destacó que en estos resultados trimestrales no se incluye ningún resultado extraordinario como en otros ejercicios.

La política de dotaciones que se está llevando a cabo en este período por parte de la entidad aumentó en un 27% en comparación con el año pasado hasta los 102 millones de euros y, en este sentido, “como consecuencia de la política prudente y conservadora llevada a cabo por su presidente, Antonio Pulido”, recordó que ya en el año 2007 se realizó un esfuerzo “para dotar convenientemente los activos dudosos, que permite afrontar el futuro con mucho optimismo, a pesar del complejo escenario económico que vivimos actualmente”.

Además, ante estos momentos de “inestabilidad económica”, la caja resaltó que dispone de una posición de liquidez “fuerte y muy saneada”, puesto que los depósitos cubren en un 104% la posición crediticia de la entidad, “un porcentaje muy por encima de la media del sector, que se sitúa en el 84,2%”. Resaltó que un informe de la agencia internacional Fitch califica a Cajasol “de una posición privilegiada en cuanto a su liquidez”.

Respecto a los datos de la entidad, Cajasol aumentó su margen financiero en un 6,34%, y alcanza los 489 millones de euros. Asimismo, aumentó su margen de intermediación en un 3,9% hasta los 505 millones de euros, “teniendo en cuenta que en este período se han reducido los dividendos del grupo en 10 millones de euros, lo que representa un dato positivo de la evolución del negocio”.

El volumen de negocio –crédito a la clientela junto a depósitos– aumentó un 17,4% hasta los 49.013, mientras que el margen ordinario aumentó un 1,7% hasta los 651 millones de euros y el margen de explotación decreció en un cuatro por ciento.

En cuanto a la inversión crediticia, el incremento fue de un 5,11%, hasta 24.061 millones, “lo que muestra el mantenimiento de la actividad prestataria y el buen momento de liquidez de la entidad”.

Respecto a los recursos ajenos –depósitos–, el aumento fue “muy positivo”, con una subida del 5,5%, hasta los 24.952 millones de euros.

RESULTADOS INDIVIDUALES Y MOROSIDAD

Por otro lado, los resultados individuales de la entidad se mantuvieron, con un ligero incremento del 0,4% en comparación con el mismo período del año anterior, alcanzando la cifra de los 138 millones de euros.

Por último, y en cuanto a la evolución de la morosidad, la entidad ha experimentado un incremento como consecuencia de la coyuntura económica, de manera que eleva su ratio al 2,6%, “en línea con la media del resto de entidades del sector de cajas de ahorros”.

Fuente | Europapress.es