La fusión de las cajas vascas -BBK y Kutxa- será a dos y no a tres, al menos en mucho tiempo. El presidente de la Caja Vital de Álava, la tercera entidad que completaría este triángulo financiero en Euskadi, no tardó ni 24 horas en ratificar ayer que la entidad alavesa seguirá su propio camino.
Gregorio Rojo aseguró que no hay marcha atrás, un día después de que los consejos de administración de BBK y Kutxa aprobaran el proyecto para su fusión, el 1 de enero, dejando la puerta abierta a la entrada de Caja Vital en el futuro.

Rojo no sólo se mostró contrario a cruzar esa puerta, sino que también respondió a quienes han augurado que la caja alavesa en solitario pasará apuros: “Caja Vital está con suficiente músculo para poder atender las necesidades industriales de Álava”, dijo, para replicar a “las voces dramáticas que a diario ponen en duda su potencialidad”.

50 millones para pymes

Rojo hizo esta declaración, precisamente, en un acto con la patronal de Álava (SEA) para anunciar una línea especial de financiación para pymes con un presupuesto de 50 millones de euros, ampliable a 150 millones.

Fuente | Público.es