Asegura que la integración ‘a tres’ “sólo será posible si los políticos acuerdan una reforma de la Ley de cajas vascas”

El presidente de Caja Vital, Gregorio Rojo, denunció hoy que el proceso de fusión de BBK y Kutxa “rompe los cimientos sobre los que los presidentes de las tres cajas gestamos el germen de un proyecto de integración”, y advirtió de que la fusión de las tres entidades financieras “sólo será posible si los políticos acuerdan una reforma de la Ley de cajas vascas”.

Rojo, que presentó su informe anual ante la Asamblea General de Caja Vital, subrayó que una integración ‘a tres’ sólo se dará en condiciones de “paridad, territorialidad, proporcionalidad, pluralidad y descentralización de la gestión de la Obra Social”.

En referencia al proceso de fusión iniciado por BBK y Kutxa, manifestó que “no me sirve la excusa de que la operación permanece abierta a un futuro enganche de la alavesa, porque no estaríamos hablando de una integración”.

El presidente de la Vital aseguró que ésta “no puede entrar en un planteamiento decidido entre dos”. “En Bilbao han establecido la sede del negocio y en San Sebastián la de la Obra Social, ¿qué han pensado para Vitoria? ¿el Monte de Piedad?”, se preguntó.

TAMAÑO

Rojo subrayó que en una institución financiera el tamaño “no siempre es un camino seguro hacia el éxito”, para lo que puso como ejemplo a la propia caja alavesa. El presidente de la Vital recordó que ésta ocupa por tamaño el puesto número 32 de las 45 cajas de ahorros españolas que integran la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), pero es la tercera en cobertura para insolvencias, la quinta en solvencia y en tasa de morosidad, y ocupa el quinto puesto en fortaleza financiera.

“Esto quiere decir que el tamaño pierde todo su significado si los objetivos no son claros y no existe una buena gestión”, aseveró. Respecto a la posibilidad de que la entidad que preside se sume al proceso iniciado por las cajas vizcaína y guipuzcoana, subrayó que “sólo se darán pasos” en esa dirección “si es el deseo de los alaveses, si existen garantías de que Álava no perderá su identidad, de que Caja Vital no perderá su marca y de que la Obra Social mantendrá su autonomía y su personalidad”.

“PARIDAD”

En esta línea, avisó de que la integración sólo será posible si se respetan cinco cuestiones básicas. “Los órganos de gobierno de la futura Caja deberían ser elegidos con criterios de paridad, territorialidad y proporcionalidad, conformarse con pluralidad, y el mundo político debería acordar una modificación de la Ley de Cajas para dar cobertura a las nuevas condiciones de actuación territorial”, precisó.

Todo ello debería darse, además, “en un clima normalizado que permita dar pasos desde el acuerdo y el consenso, y donde los órganos de gobierno de las Cajas respondan a la pluralidad representada en nuestras instituciones”. “La integración debería ser abordada como un elemento angular del debate socioeconómico en la vida política del País Vasco”, añadió.

“HECHOS CONSUMADOS”

“Estoy firmemente convencido, Y lo estábamos en su día los tres presidentes –de las cajas– de que la operación no funcionará si los órganos de gobierno de la futura entidad no reflejan la pluralidad y la sensibilidad territorial de la sociedad a la que sirve”, manifestó Rojo.

El presidente de la Vital aseguró desconocer lo que ocurrirá la semana próxima en las respectivas asambleas de BBK y Kutxa, ya que no ha sido “consultado ni informado” de la marcha de ese proceso. “Todos los hechos se han presentado como consumados; han existido muchas prisas y muy pocas explicaciones”, lamentó.

RESPUESTA A CLIENTES Y EMPRESARIOS

En su opinión, “lo más preocupante” es que la operación iniciada por BBK y Kutxa “rompe los cimientos sobre los que los presidentes de las tres Cajas gestamos el germen de un proyecto de integración, un compromiso exclusivamente empresarial, de construcción de país y en beneficio de los clientes alaveses, guipuzcoanos y vizcaínos”.

De todas formas, Rojo rechazó realizar especulaciones sobre el futuro, ya que “el proyecto diario se llama Caja Vital y estamos aquí para gestionar el presente y para diseñar el futuro”. Además, aseguró que la caja alavesa tiene “músculo suficiente para dar respuesta a las necesidades de nuestros clientes particulares y empresarios”.

Por otra parte, subrayó que “no estamos solos”, ya que Vital tiene “una colaboración creciente y fructífera con la CECA y con muchas otras cajas de este país”. Además, añadió, “existe un punto que juega a nuestro favor, Caja Vital siempre ha mirado hacia adentro, hacia el territorio, por lo que nuestra penetración en Álava supera el 52 por ciento, porcentaje superior al de otras cajas de nuestro entorno”.

Fuente | Europapress.es