Caja Vital obtuvo un beneficio neto de 54 millones de euros hasta octubre, con un incremento del 8,68 por ciento respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, informó hoy la entidad, que triplicó su tasa de morosidad, al pasar del 0,6% al 1,67%.

La entidad elevó su tesorería neta en los diez primeros meses hasta los 300 millones. El presidente de la Vital, Gregorio Rojo, subrayó que estas cifras evidencian que la caja “no tiene tensiones de liquidez”.

La entidad alavesa celebró esta tarde su Asamblea General Ordinaria, en la que se aprobó el informe del presidente y la evolución del ejercicio hasta el 31 de octubre. En su discurso ante los asambleístas, Rojo quiso lanzar “un mensaje en positivo, de confianza y de futuro”.

El presidente de Caja Vital aseguró que los resultados económicos sitúan a la entidad como “la quinta más solvente del Estado, sólo por detrás de las más grandes”. El crédito interanual se situó en un 8,03 por ciento y el crecimiento de los recursos ajenos fue del 8,73 por ciento. Estas cifras, junto a una tesorería neta de 300 millones de euros, “corroboran que la entidad no tiene tensiones de liquidez”, según afirmó.

TASA DE COBERTURA

Por otra parte, los ratios de morosidad –de un 1,67 por ciento– se sitúan “entre los mejores del sector financiero español y muy por debajo de la media” que a 30 de septiembre era del 2,89 por ciento, según la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA). La tasa de cobertura está en el 135,76 por ciento, frente al 73,10 por ciento de media del sector.

El beneficio neto se ha incrementado en un 8,68 por ciento, con un total de 54 millones de euros, después de efectuar dotaciones de casi 38 millones a provisiones para mantener la cobertura de operaciones crediticias.

Los fondos de insolvencia para hacer frente a posibles moras ascienden a 150 millones de euros, mientras que los recursos propios se han situado en 815 millones. Estos datos sitúan la solvencia global de Caja Vital en “prácticamente mil millones de euros, con una fortaleza más que holgada para sortear cualquier adversidad”.

Desde la caja se destacó que “la fuerte capitalización, la calidad de sus activos, la importante cuota de penetración en el mercado de Álava y el nivel de rentabilidad” han llevado a las agencia internacionales de calificación crediticia a ratificar en julio de 2008 la calificación ‘A1′ a largo plazo para la Vital, que se sitúa así como “la primera de sus dimensiones que obtiene esta excelente certificación”.

Rojo aseguró que “la liquidez de Caja Vital tampoco ha sufrido ninguna tensión”, ya que “desde el inicio de la crisis financiera en el verano de 2007 hasta hoy, la entidad no ha tomado ni un solo euro prestado en el interbancario ni en subasta del Banco Central”.

EFECTOS DE LA CRISIS

Rojo se refirió a la crisis económica y destacó que “hemos vivido unos tiempos de crecimiento desproporcionado de la actividad crediticia”, por lo que “ahora hay que crecer menos para reequilibrar el balance”. A su juicio, esto requiere de “subidas de los tipos y restricciones en el crédito”.

“En Caja Vital hemos sido muy prudentes; hemos abierto tres o cuatro nuevas oficinas al año, que funcionan”, explicó, para añadir a continuación que “otras entidades han abierto un número ingente de oficinas fuera de su ámbito natural, y ahora no hay volumen de negocio suficiente para mantenerlas”.

Además, explicó que la caja será “más rigurosa con las contrataciones temporales” y que disminuirá los gastos corrientes en, al menos un diez por ciento. “Ha llegado el momento de la austeridad y de estar más unidos que nunca para paliar esta crisis”, proclamó.

ATENTADO

Además, destacó que la entidad que preside mantiene unos indicadores positivos de rentabilidad, solvencia, fortaleza financiera y baja morosidad, todo ello “pese a las circunstancias adversas y las secuelas del brutal atentado terrorista” cometido por ETA contra la sede central de la caja el pasado mes de septiembre.

Rojo aseguró que la Vital “no va a hacer dejación de sus compromisos con el desarrollo económico y social de Vitoria y Álava”. El presidente de la caja garantizó que no se van a alterar los grandes programas de inversión social. Entre ellos, citó el programa Vitalquiler, que en 2009 tendrá un millar de pisos en alquiler para jóvenes a precios subvencionados, las obras de construcción de las nuevas sedes en Betoño de la Fundación Sancho el Sabio y KREA, así como de la Fundación Mejora.

Por otra parte, recordó que la entidad que preside ha puesto en marcha un sistema de novaciones de plazo de créditos que permite desembolsar cuotas más reducidas. Hasta el momento se han tramitado más de 500 solicitudes para acogerse a este instrumento. Por otra parte, se refirió a la creación de un proyecto de Carencia de Amortización, para clientes en situación de desempleo. A través de este sistema se abona sólo la parte correspondiente a los intereses durante un máximo de tres años.

VIVIENDA

También destacó los convenios firmados con SEA-Empresarios Alaveses, Gasteiz On y la Asociación de Empresarios de Hostelería de Álava para inyectar liquidez a sus negocios a través de líneas especiales de financiación.

Respecto a la vivienda, aseguró que la Vital “seguirá estando en todos los proyectos viables”. No obstante, avisó de que los empresarios del sector “tendrán que comprometerse también en la solución, en base a sus recursos propios, generados en los momentos más florecientes del ciclo”.

Fuente | europaress.es